Revocación de Mandato

Autor Congresistas
170 Vistas

Presentes en el escenario político y social la inquietud por la perfectibilidad democrática de las figuras constitucionales de la Consulta Popular y la Revocación de Mandato, cuyas leyes secundarias están ausentes o incompletas y en la lista de la celebración de un periodo extraordinario.

Estas figuras de la democracia presentes en la Constitución se contemplan como derechos políticos y como todo, a la mitad del camino, en el centro de las dudas, suspicacias y en las necesidades de las explicaciones y las pedagogía legislativa y cívica de un régimen político de división de Poderes y de un sistema de partidos políticos, en los albores de una anunciada etapa de transformación que el discurso decodifica símbolos y entroniza otros.

Sobre la mesa de discusión del Congreso de la Unión, se discute un anunciado periodo extraordinario convocado por el Senado de la República y derivado de las negociaciones entre los grupos parlamentarios, que despejando todos sus argumentos, sin faltar las consideraciones expresadas por la opinión pública.

Los contrastes

Hay quienes estiman que las consultas y referéndums resultan herramientas para la toma de decisiones democráticas, sin embargo, hay otros que ven en estos recursos de la política, usos de los protagonistas que algunos suelen utilizar para su beneficio y nada mejor para esos efectos que un escenario en el que el Titular del Poder Ejecutivo, culmina cobijado con toda ventaja por un régimen presidencialista como el nuestro.

Plumas como la de Liébano Sáenz en Milenio Diario, plantea que “en teoría, la idea de la Revocación de Mandato es lograr mejores gobiernos. Para ello se pone a consideración de los ciudadanos si ha de continuar o no el presidente en funciones. La democracia directa es noble en su propósito, pero con frecuencia produce lo contrario de lo que se propone. Un gobernante que privilegie popularidad sobre responsabilidad va a contrapelo del sentido de buen gobierno, pero puede superar cualquier revocatorio”.

Y agregó en su articulo la inquietud de lo que puede representar “un propósito con un sí mayoritario a la revocación, las consecuencias serían desproporcionadas en cuanto a la incertidumbre a la que llevaría al país. Se equivoca el que piense que nada puede ser peor a lo que existe. Sí puede haber un escenario considerablemente peor a la situación actual. Es de elemental lógica advertirlo”.

En el ambiente

El senador Ricardo Monreal Ávila, coordinador de Morena en el Senado, tejió fino en torno a la propuesta de realizar una sesión extraordinaria para aprobar las reformas secundarias a la Revocación de Mandato, proceso que se pretende llevar al cabo en marzo de 2022 a cargo y propuesto del mismo organizador de la Consulta Popular: el Instituto Nacional Electoral (INE) y para el cual el tiempo es ya una gran presión.

Por tanto, hay urgencia en los limites del cumplimiento del periodo constitucional de la LXIV Legislatura, ya que el tema se politiza, mostrando que los balconeos para negociación de la celebración de dos sesiones extraordinarias, una para reformar el outsourcing, por la que los empresarios disponen de 30 días para ajustarse los procesos que marca la legislación y la otra para desaforar a dos legisladores de Morena, por violación sexual de un menor y el otro por corrupción.

Ambos casos dejaron al margen incluso hasta los reclamos presidenciales convocando a diputados y senadores a legislar las reformas secundarias.

Hay quienes ya empiezan a calcular que Monreal Ávila, presidente de la Juntado de Coordinación Política (Jucopo), empieza a enfrentar los costos políticos que significa reconocer públicamente su interés por estar en la contienda de la candidatura presidencial por Morena que el mismo presidente adelantó marcha.

A la vista la gama de lecciones de un escenario político que se resiste a morir y otro que no acaba de emerger para renovarse ante el malestar de los ciudadanos. Argucias, sospechas, tensiones, trampas, desconfianzas, confrontaciones, abusos, presiones, amagos, se engarzan como los eslabones de las nuevas prácticas políticas de un presidente popular y a la vez para la oposición populista, para unos, autoritario o de liderazgo democrático para otros.

Marquesina Legislativa

Para el próximo periodo se mencionan en la agenda legislativa de discusión tanto en comisiones unidas de Senado y su dictaminación a 3: la presentada por el Sen. Ricardo Monreal, la del Sen. Damián Zepeda (PAN) y la de la Sen- Claudia Ruiz Massieu (PRI), aunque se anunció que esta fue retirada.

Preguntas y respuestas

En diversas conferencias de prensa Monreal Ávila ha puesto acento en temas y contenidos, narrativas y reflexiones sobre la preocupación de los distintos grupos, traduciendo los contenidos de los comentarios especializados que acompañan a las leyes secundarias, en el caso de la Revocación de Mandato como: Ley Reglamentaria sobre Juicios Políticos y reformas a la Ley de Marina, que ya fueron aprobadas por unanimidad en la Comisión de Marina.

También se despejan dudas o se develan aristas trascendentes para la vida nacional, como fue el caso de que cuestionado en las diversas conferencias de prensa y en entrevistas en medios de comunicación, Ricardo Monreal responde a los líderes de opinión y reporteros, la atención a temas de coyuntura a profundidad. Así fue lo relacionado con la posición del ministro presidente de la Corte de Justicia de la Nación, Arturo Záldivar, respecto del rechazo a la extensión de su periodo como ministro presidente que representó prolongarse dos años. En su respuesta el senador reconoce la importancia de la pregunta para referirse a que la reforma se hizo inconstitucional para quitarla ya de las leyes, resaltando que “no basta que el ministro diga que no acepta. Él sabe cómo se dieron las cosas, yo no soy delator, pero en todo caso dos vías tienen que hacerse”.

Comentó que lo que procede es que “tiene que declararse inconstitucional la norma por la Corte, o bien, el Poder Legislativo tiene que derogar ese artículo 12 transitorio, o 13 transitorio”. Monreal Ávila subrayó que “se declara inconstitucional una norma, en este caso la transitoria; o bien, el Congreso dice en una Iniciativa derogo el transitorio”. Esas son las dos vías. Agregó “me inclino por que la Corte asuma su responsabilidad y nos declare inconstitucional la norma. Pero no basta con el dicho del presidente, ¿eh?, no basta con su voluntad, porque es una norma de carácter obligatorio, con la característica de generalidad y abstracción. Es como si yo digo ahorita “no estoy de acuerdo con esta norma porque a mí me afecta o me beneficia. Pues no, aunque te afecte o te beneficie, tiene que aplicarse la norma porque es derecho vigente”. Indicó que “en el caso de la reelección de diputados, no había Ley Reglamentaria y el INE, indebidamente hizo toda una normatividad jurídica para aplicarla en el caso de la reelección. Eso debió haberlo hecho el Congreso, no el INE”.

En el reloj, periodo extraordinario

Se ha preguntado a Monreal sobre la urgencia del Periodo Extraordinario para sacar el tema de Revocación de Mandato, a lo que la oposición se niega argumentando que no es necesario, ya que el tema se puede discutir con calma en el Ordinario en septiembre. Y se cuestiona la razón ¿de si ya la Constitución contempla mecanismos para iniciar recolección de firmas en noviembre?

A la pregunta de si ¿Estaría en riesgo la Consulta Popular de Revocación de Mandato para López Obrador, sin extraordinario? Respondió que hay una Agenda Legislativa que da prioridad al presidente como titular del Ejecutivo, como iniciador de leyes y para la agenda presidencial la prioridad es el juicio político y Revocación de Mandato; por tal motivo de manera normal, legítima, la mayoría legislativa acompaña a esa Agenda Legislativa del Presidente, en una colaboración de Poderes. Asentó su convicción de su creencia de que se puede realizar un Periodo Extraordinario para que inicie la preparación el INE, para que pueda iniciar la construcción y aprobar la Ley Reglamentaria, porque quedan pocos meses. Negó ante pregunta expresa que se buscaran otras reformas, refrendó el interés de tres reformas constitucionales que ha planteado el presidente: Reforma Eléctrica, Reforma Política y Guardia Nacional.

Monreal Ávila manifestó ante los reporteros de la fuente su respeto por todos los magistrados y anunció que se prepara una Reforma Política y que otras se proyectan incluyendo al presidente y anunció que él redacta otra. Dijo que las reformas no necesariamente contemplan la desaparición total del INE o del TEPJF como parte de la solución, ello requiere de análisis. Destacó que le preocupa la crisis institucional; dentro de los tribunales, que se pueden convertir en recurrentes y hay que buscar soluciones definitivas vía la Legislación.

El enigma

Pareciera que las preguntas tanto de la Consulta Popular como la de la Revocación de Mandato son las emisoras de dudas, de imprevisiones como de confusiones públicas y políticas que en la reflexión las iniciativas con proyecto de decreto que expide la Ley Federal de Revocación de Mandato impulsan la discusión.

En los apuntes

A manera de entender lo que se fragua en el legislativo, resulta ilustrativa la visita del Sen. Monreal al noticiero a cargo de Leonardo Curzio de Radio Fórmula, quien preguntó sobre la lógica de la Revocación de Mandato y señaló que más parecía una rectificación de mandato. Montreal Ávila respondió que es una figura jurídica utilizada en el mundo para conocer si un jefe de Estado puede permanecer en el cargo o lo que en el caso mexicano pareciera y se interpretara como una ratificación de mandato, que no lo es.

Para Monreal, “la Revocación de Mandato fue la única institución que se introdujo a la Constitución el año pasado; y para que se aplique la misma tiene que haber una ley reglamentaria, por ello estamos planteando una iniciativa que contiene todo y regula todo el procedimiento de la Ley de Revocación de Mandato para la revocación de mandato”.

Comentó Monreal dando respuesta al comentarista “pero en efecto, tienes toda la razón, pareciera ser más una ratificación y no hay sectores, incluyendo FRENA o algún partido político opositor que esté planteando la terminación anticipada del periodo sexenal para el cual fue electo el presidente; pero parece ser un compromiso de tipo político, de tipo social que él asumió en la campaña, de que se habría de someter a una consulta popular a la mitad de su sexenio”. Reconoce que en las agendas legislativas del grupo parlamentario hay temas que son de la prioridad presidencial para el Legislativo como es la Revocación de Mandato, y el juicio político, perfilado como una ley reglamentaria en materia de juicio político.

Curzio cuestionó a Monreal de forma directa: cómo un presidente que fue electo por más de 30 millones de votos, “ahora va a ir a una consulta de revocación porque lo quiere y puede ser que participen 40 millones de personas, con eso sería válido; y si esos 21 millones deciden que se debe ir. Agregando ¿cómo hacemos para que la decisión mayoritaria se respete, si 30 millones lo eligieron y 21 millones, hipotéticamente, le dicen que se vaya? ¿sumando el comentario de si no entraría en colapso dos derechos que en este caso me parecen a mí sagrados?”

Para Ricardo Monreal la institución de Revocación de Mandato “está creada y concebida para que, de no existir confianza en los primeros tres años, pueda revocársele el mandato, por eso es revocación de mandato. A pesar de que fue electo seis años, la gente decide mayoritariamente con el 40% de los escritos en el Padrón Electoral, en la Lista Nominal, para que ésta pueda ser vinculante. No sólo es un precedente difícil, de verdad que es discutible, hay argumentos en pro y en contra. El argumento a favor es que, en efecto, el Ejecutivo del Estado nacional, decidió cumplir uno de sus compromisos, que es la Revocación de Mandato, y nosotros estamos tratando de crear el instrumento jurídico para que no sea”.

Leonardo Curzio recoge una serie de preocupaciones vertidas por Monreal en los medios electrónicos y escritos como es el qué pasaría si el presidente dijera: “Sabe qué, yo fui electo hasta el 24 y no me voy. Si el Tribunal Electoral emite esa declaratoria, yo tengo el derecho de estar ahí”. El choque de derechos institucionales, pues cómo tendría a la Suprema Corte. En este caso concreto no creo que ni López Obrador pierda ni no lo cumpla, pero es constitucional.

Ricardo Monreal respondió que en el caso de Revocación de Mandato, y en el que se lograra el porcentaje que establece la Constitución y la ley para ser vinculante, “tendrá que irse. No hay forma de que se quede y de que el alegato sea: me eligieron 30 millones y sólo votaron 21, en el ejemplo que tú me pones”. No, ahí es vinculante y ahí necesariamente se tiene que ir y el Tribunal Electoral es la última instancia que determina concluido el mandato por la revocación emitida, por los votos emitidos mayoritariamente en contra, y tendrá que asumir ese mismo día la presidencia interina el presidente de la Cámara de Diputados, que a su vez es el presidente del Congreso de la Unión.

En la ruta de la reflexión a fondo del tema, Curzio cuestiona sobre las implicaciones ¿el procedimiento a emplear por el Congreso de la Unión, en cuanto se agote ese mes para elegir al siguiente presidente estaría a cargo del Congreso ¿Para Monreal Ávila corresponderá en ese caso, primero, el presidente interino, que es el presidente del Congreso sólo está temporalmente y, en ese sentido, sí hay un mecanismo para nombrar al presidente sustituto que se encargará del ejercicio de la función?

Surgen al aire una serie de reflexiones en torno a las construcciones sobre mecanismos de consenso que Monreal Ávila relaciona respecto de la publicidad de los actos, de los funcionarios públicos, de la actuación del INE, de la organización y preparación de la revocación, lo que al decir del presidente de la Jucopo se tiene que construir. Curzio recoge otros temas de interés como son las impugnaciones y cuestiona al senador sobre ¿Quién podría impugnar un proceso así, si los partidos no tienen, digamos, un elemento central y son los que tradicionalmente impugnan? a lo que Monreal Ávila responde “yo creo que pueden impugnarlo los entes públicos, como las Cámaras, los partidos y determinado número de ciudadanos inscritos en la Lista Nominal, para apuntar sobre la previsiones de ley que se estará proponiendo, para enunciar a los solicitantes.

Los procesos de la elaboración de las leyes son complejos, tanto como de la figura que perfecciona nuestra democracia y en estas exploraciones y desarrollo legislativos se busca y se requiere de la representación y participación popular, empezado con la transparencia y la narrativa sobre el andamiaje y por el reconocer el derecho a saber.

Artículos Relacionados