Segundo periodo extraordinario

Autor Congresistas
57 Vistas

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión, con 31 votos a favor y 6 en contra, abrió la ruta a la celebración de un  segundo periodo extraordinario de sesiones del Senado de la República, acordado en la Junta de Coordinación Política (JUCOPO); que preside Ricardo Monreal Ávila (Morena) e integran Mauricio Kuri González (PAN), Miguel Osorio Chong (PRI), Dante Delgado Rannauro (MC), Manuel Velasco Coello (PVEM), Geovana Bañuelos de la Torre (PT), Miguel Ángel Mancera (PRD), Sasil de León Villard (PES), Freyda Villegas Canché (Morena), Oscar Ramírez Aguilar (Morena) y Josefina Vázquez Mota (PAN).

Se destaca en el escenario del Congreso federal, la senadora Mónica Fernández Balboa, presidenta de la Mesa Directiva, que va con lustre y resultados al cierre de la gestión de un año fructífero en la Presidencia de la Mesa Directiva del Senado para el segundo año de la LXIV Legislatura, por primera vez en la historia la identificación de izquierda y abanderada por con una Cuarta Transformación.

Dos mujeres presidieron la Presidencia de la Mesa Directiva de las dos Cámaras del Congreso de la Unión por primera vez, en la Cámara de Diputados, Laura Rojas Hernández (PAN) y en el Senado, Mónica Fernández Balboa (Morena). Ambas con resultados interesantes y en condiciones complejas.

Y habrá que decir en el abalorio de los eventos disonantes en la historia de la Cámara de Diputados, que no hubo dictamen importante que no fuera acompañado por el escándalo abanderado por un aguerrido grupo de morenistas que incluso sitiaron el Congreso en la discusión del Presupuesto 2020, obligando a celebrar la discusión en un recinto alterno como el Foro Banamex.

Así se la gastan los grupos de interés en el asalto del poder, cuando deciden dirimir sus diferencias desempeñándose como hordas en lugar de partes ideológicas de profesionales.

La política como profesión

Para la historia legislativa se preparó con tersura y con todos los líderes de los grupos parlamentarios un periodo extraordinario del que se esperan resultados como la aprobación de dictámenes de ley y nombramientos de funcionarios y embajadores. En el pleno del Senado acordaran en los últimos días de julio, ya menos estresados por la curva de la pandemia, culminar un año si bien por un lado afectado por una inesperada y dura crisis de contagio con repercusiones económicas, también un ejercicio destacado por el Parlamento Abierto y ricas sesiones de trabajo gracias a las teleconferencias, inaugurando una nueva vía de negociación y de trabajo por la Cámara Alta.

En la Cámara de Senadores, sus integrantes como miembros de una Cámara del Congreso federal, con un presidente emergido de sus colores, han comprendido a cabalidad que son gobierno y que cuentan con un proyecto de nación que requiere de acuerdos, sumas y no de divisiones y estridencias, se asumen como el brazo legislativo de un movimiento que conquisto la Presidencia que demanda un nuevo andamiaje legislativo.

Afinados con éxito los temas para las deliberaciones de todos los grupos parlamentarios, el Senado llegó a acuerdos, mientras que en la de Diputados los grupos de la misma divisa, las más de las veces se mantienen como oposición al interior de Morena que hacen que entre ellos ni siquiera se miren.

El contraste

Y para el registro legislativo la nota discordante, en la vía alterna, entre la tensión y el berrinche, 65 diputados del PT y Morena sabotean la elección de las cuatro quintetas de los cuatro consejeros electorales del Instituto Nacional Electoral (INE). Suenan con los tambores de guerra los nombres del académico John Ackerman Rose, Gerardo Fernández Noroña, Dolores Padierna Luna.

Vale recordar para la crónica legislativa que el presidente Andrés Manuel López Obrador, ha pedido a los diputados de Morena como a sus partidos aliados el PT y Encuentro Social que elijan bien a los consejeros, a dos mujeres y dos varones de los que se espera integridad, honestidad y vocación democrática.

El arbitro electoral, también responsable de organizar los comicios que lo llevaron al triunfo a la Presidencia de la República, a la conquista de algunas gubernaturas, la mayoría al Congreso de la Unión y en congresos locales, siguen propensos al arrastre de los intereses de los grupos de poder al interior de Morena que más que gobernar arrebatan y cómo Atila a dónde pisan no vuelve a crecer la hierba.

Y hay quienes comentan que los diputados de Morena dan cuenta de que no saben deliberar ni a favor, no se diga en contra, ni cuando pierden y menos cuando no hay línea clara presidencial, pues se mueven como huestes de Atila.

Contexto

Como horizonte en el país persiste el dominio del COVID y su análisis de microscopio con sus resultados desalentadores con una numeralia fría de magros resultados frente a un contagio, una muerte anunciada en la que media como salvoconducto el uso del cubre bocas y la diferencia con un grupo de gobernadores, y necesidades financieras.

En el panorama los resultados económicos en los que va al alza sólo la quiebra económica, reducción y salida de inversiones, pérdida de empleos, incremento de la pobreza, quiebras empresariales, el amago de la violencia del Cartel Jalisco Nueva Generación, el aterrizaje en tierras aztecas de Emilio Lozoya Austin punta del iceberg de la corrupción de la administración del presidente Enrique Peña Nieto, a la vista la cartelera de un espectáculo político a lo que se agrega la división que se alza en el país y la que agitan algunos diputados al Congreso de la Unión.

Para el último año de la LXIV Legislatura, habrá que prepararse para la posible reelección de los diputados, en el marco de un proceso por el principio de mayoría, y la inevitable premiación o castigo que los electores dan a los partidos en las urnas.

La pista del acuerdo

En días pasados, saliendo de Palacio Nacional, el senador Ricardo Monreal Ávila, presidente de la Junta de Coordinación Política, (Jucopo), se refirió a la agenda legislativa a discutirse en el Senado, señalando algunos temas del interés del Titular del Poder Ejecutivo como es el del Centro de Conciliación Federal y Registro Laboral, que gravitando sobre el T-MEC requiere del nombramiento de su dirección y por su relación con los trabajadores de la región de Canadá, Estados Unidos y México.

Además, despunta entre los temas la ley reglamentaria del 19 constitucional, que transita regulando los delitos graves como es el huachicoleo, agregando el delito electoral y la corrupción. Se enlistan otros temas y son todo aquellos que tienen que ver con las consecuencias que rodean al COVID y las políticas públicas para enfrentar al virus.

Integran el paquete los nombramientos cuatro embajadores, entre ellos el de España, y Belice, a la suma la rectificación del personal en Irán y Serbia, la revisión del permiso para la salida de tropas del territorio nacional, y así atender la invitación del Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia a fin de participar en el encuentro internacional de Música Militar Torre Spásskaya Bashnya 2020 del 28 de agosto al 6 de septiembre 2020.

De nueva cuenta se muestra que en el Senado la norma es la construcción de acuerdos incluyentes y aprobación de dictámenes por unanimidad. Ahí va la cuenta de los resultados legislativos y las habilidades y profesionalismo de los liderazgos no obstante de las diferencias ideológicas y programáticas, la visión de la política y las políticas públicas.

Se llegan a negociaciones representativas que fijan agendas. Los senadores han dado muestras sobradas de que saben y deciden por orientarse a las construcciones políticas que también se hacen con haberes del proceso legislativo. Hay quienes tienen el mayor interés. Habilidades políticas o el ánimo de legislar, pero igualmente entre ellos se puede identifica el gusto legislativo y por la cultura.

Vale la pena recoger el testimonio noticioso sobre la interpretación en piano de una famosa sonata de Beethoven, en homenaje a las víctimas del COVID, por el Sen. Héctor Vasconcelos, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores.

Hay un grupo parlamentario que va montado en el filo de la crisis y la agita, quien quiere hacerse de la Presidencia de los diputados construyendo una falsa mayoría.

Hay otro, respetuoso y profesional, en el estire y afloje que marca la diferencia y se decide a favor de un andamiaje que fortalezca nuestra democracia y aporte a un gobierno que requiere del oficio de la oposición para hacerse gobierno anarquía y fracaso.

Águila o sol gira en los aires legislativos, cruz o cara, la legislación en puerta.

Artículos Relacionados