Mujeres en la lucha contra la violencia

Autor Congresistas
146 Vistas

• Movimiento de mujeres

• Promoción de foros

• Mujeres empresarias

La movilización alcanzada por las mujeres en la defensa y demanda de sus causas en la primera quincena de marzo empezó apagarse en la pantalla de la visibilidad pública. Quedó como antecedente una movilización de mujeres nunca antes vista con el lema “El 9 ninguna se mueve”, y la aparición de un virus que ha provocado de forma inesperada el distanciamiento social, le resto interés a sus demandas.

Conforme el avance de la pandemia y el ascenso del coronavirus, hay quienes pensaron que se fue opacando esa luz de sus luchas e incluso que se borraron por el confinamiento y que son banderas que se deben de rescatar, omitiendo que en distintos espacios legisladoras y organizaciones de mujeres hacían esfuerzos para dejarse ver.

Poco duro la tregua que supuestamente brindaba el confinamiento en el hogar, de nuevo la violencia feminicida se mantuvo en las calles e incluso se agazapo en algunos hogares. Fue a factor de suma de la de violencia al alza. En los temas las definiciones de feminicidios y su penalización llenaron la discusión .

En la Cámara de Diputados en una suerte de parlamento abierto impulsado por un grupo de legisladoras se recuperaron banderas y arribaron a legislaciones . Y así de diciembre a marzo legisladoras congregadas en torno a la Presidencia de la Mesa Directiva de Laura Rojas Hernández perfilaron una agenda legislativa interesante con temas trascendentales que fueron lo mismo sobre la justicia que por la senda electoral.

En la denuncia de presentes prácticas impresentables en un sistema democrático, en el marco donde se entroniza la identidad de un gobierno de izquierda y con el lema “de que sin las mujeres no hay democracia”, la mitad de una Cámara de Diputados impulsó e impulsa la discusión de una Legislatura orgullosa de la equidad, de sus capacidades, posibilidades y problemas, que fue cobrando brillo y lustre por sus deliberaciones.

En un escenario donde empiezan a despuntar los movimientos del proceso de la renovación de la Cámara de Diputados federal como de algunos congresos locales, conviene recordar que las elecciones de 2021 van marcadas con la posibilidad de la reelección legislativa federal y local, para quienes alcanzaron su escaño por el principio de mayoría o sea fueron electas, por lo que es necesario tener registro de ¡ed la dinámica legislativa de cada uno de los diputados y diputadas

Por la ruta del cambio legal

Se apuntala en la narrativa un paquete de reformas, afilando como ariete un dictamen con proyecto de decreto, de reforma y adición de diversas disposiciones de las leyes generales de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, de Instituciones y Procedimientos, de Políticas Electorales, de Partidos Políticos y en Materia de Delitos Electorales, además de las orgánicas de la Fiscalía General de la República y del Poder Judicial de la Federación.

Este proyecto sale del anecdotario y va más allá, cuando se construye desde las filas de las mujeres al interior de los partidos y subraya el tema de la competencia por los cargos de representación popular. Está documentado y con el fin de visibilizar un hecho, el que las candidaturas de las mujeres representan más que una lucha desigual una cadena de ultraje a los derechos humanos empezando por los políticos. Se da el caso de que la democracia al interior de los partidos no es tal y tiene relación con las candidaturas que más que sujetas a procesos de elección dependen de una designación del grupo de interés dominante, por lo que muchas mujeres quedan al margen de las candidaturas y por ende no compiten por la posición

Es el caso que las mujeres, estás padecen del recorte de los presupuestos de ley que son del 3% para su ejercicio partidario y para la práctica militante. Forma parte también de la lucha de las mujeres por la representación una serie de vicisitudes que van desde el armado de estrategias de desprestigio, descalificaciones, presiones hasta restricciones anunciando una sórdida y desigual competencia.

Alineadas en la discusión de los temas, resaltan las diputadas Rocío Barrera Badillo (Morena), presidenta de la Comisión de Gobernación y Planeación; Verónica Sobrado Rodríguez (PAN), secretaría técnica de la Comisión; Martha Gabriela Gómez Maldonado (MC); Guadalupe Almaguer Pardo (PRD); Beatriz Rojas Martínez (Morena).

Los tiempos de cambio

De diciembre a marzo se impulsó un intenso debate sobre temas de la agenda de género como lo fue el dictamen por el que se reforma el artículo 17 y adiciona el 34 Bis a la Ley General para la Igualdad entre Hombres y Mujeres, a fin de eliminar la distancia salarial de género, precisando como objetivo el que las remuneraciones sean proporcionales a la responsabilidad.

El dictamen establece que las instituciones y las empresas públicas y privadas estén obligadas a remunerar de igual forma tanto a hombres como a mujeres la prestación de un mismo trabajo, sea directa o indirectamente, como sea la naturaleza de la misma, salarial o extra salarial, sin que se presente discriminación alguna por razón de sexo.

En el despliegue de los fundamentos del dictamen, la diputada Dorheny García Cayetano (Morena), destacó el fortalecimiento de la igualdad salarial entre mujeres y hombres al realizar la misma actividad. En el dato resaltó que al día un varón gana aproximadamente entre cinco mil 700 y 5,850 pesos mensuales en promedio, lo que contrasta con que una mujer obtiene entre 4,900 a 5,029 pesos, mostrando una diferencia de 796 pesos. A la vista una brecha expresando que hay otros mecanismos que promueve la violencia de género y la importancia de la reforma.

Para la Dip. Ruth Salinas Reyes (MC), la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres es una condición imprescindible, así que la equidad se debe de concretar en todos los ámbitos, como el laboral, garantizando que el salario no dependa del género, sino por la capacidad al desempeñar un trabajo. La Dip. Martha Elisa González Estrada (PAN), consideró que la discriminación salarial atenta contra las mujeres, porque transgrede principios de los derechos humanos. Así que con esta reforma las empresas públicas o privadas deberán pagar la misma remuneración por el trabajo realizado, independientemente del género.

La importancia de la reforma tiene como objetivo romper con las condiciones que han permitido que por años las mujeres enfrentaren injustas desigualdades a nivel salarial desde que se incorporaron al mercado laboral. Y es que no importó ni la mejor ni la mayor preparación, el empeño de disponer de más horas de trabajo, dedicación, esfuerzo para un mismo cargo.

Hay legislaciones importantes a favor de las mujeres que poco se conocen no obstante de su trascendencia. En la Cámara de Diputados se aprobó con 282 votos a favor, cero en contra y cero abstenciones, el dictamen de reforma a los artículos 4 y 32 de la Ley Agraria, definiendo como objetivo la intención de equilibrar y garantizar la igualdad de oportunidades a hombres y mujeres, que también establece que ellas tengan mayor participación en la toma de decisiones.

En el art. 4 de la ley se establece que el Ejecutivo federal promoverá el desarrollo integral equitativo del sector rural mediante el fomento de actividades productivas y acciones sociales para elevar el bienestar de la población y su participación en la vida nacional. Se añade con inclusión de género por igual para garantizar el principio de paridad. Será interesante conocer cuáles han sido los resultados a su promulgación.

Fue destacado dar a conocer que en el art. 32 se menciona que el comisariado ejidal es el encargado de la ejecución de los acuerdos de la asamblea, así como de la representación y gestión administrativa del ejido. Estará constituido por un presidente, un secretario y un tesorero, propietarios y sus respectivos suplentes, con inclusión de género por igual para garantizar el principio de paridad. Una serie de datos duros acompañan este dictamen, del que se resalta que de acuerdo con el Registro Agrario Nacional (RAN), tan sólo el 16.76% de los sujetos que recibían documentos agrarios eran mujeres, hoy en día equivalen al 34.79% del padrón.

Se rompen fronteras

Hay muchos elementos que se van dejando ver con la movilización de las mujeres que, ya que no se reservan a romper y a sumar las diferencias de partidos, sino que van a congregar a otros sectores, grupos de edad y una suma de objetivos. Así destaca la convocatoria de diputados y lideresas empresariales a realizar acciones y políticas públicas que ayuden al empoderamiento de las mujeres durante la contingencia por el COVID-19, resaltando el interés en el impacto económico que representa para muchas de ellas, así como por el riesgo del aumento de la violencia de género dentro de los hogares.

Se promovió así el inició de una permanente comunicación telemática que fue inaugurada con las mesas de trabajo del foro virtual “La economía de las mujeres frente a la emergencia sanitaria”. En esa mesa de deliberación las legisladoras y ponentes coincidieron en la necesidad de proteger a este sector, de manera particular a madres solteras, quienes se dedican al cuidado de otra persona y son jefas de familia.

Voz de mujeres empresarias

En las deliberaciones presentes como la Dip. Lorena Villavicencio Ayala (Morena), integrante de las comisiones de Derechos Humanos, Justicia, y de Cultura y Cinematografía, quien afirmó que “quienes han contenido de manera determinante esta crisis y esta pandemia han sido las mujeres, como cuidadoras, en el trabajo doméstico y como contenedoras de todas las emociones que se presentan al interior de los hogares, y también hemos sido víctimas, lamentablemente, de este encierro porque se ha incrementado la violencia”.

Dijo que un gran tema a legislar en los presupuestos: es la forma de fortalecer el sistema de seguridad social y de salud en el país, se debe trabajar el derecho al cuidado digno y al tiempo propio, resaltando que se tiene que pensar en los cuidados de niños, adultos mayores, enfermos y también en las cuidadoras”.

En su participación Liliana Mejía, vicepresidenta de Asuntos Corporativos de Grupo Bimbo, destacó que con esta pandemia se logró poner piso parejo a mujeres y hombres en las actividades domésticas y económicas, al tener que redistribuir los roles de la sociedad. Sostuvo la necesidad de que las empresas tengan un trato distinto para las mujeres jefas de familia, por lo que explicó que en esta crisis sanitaria se ha logrado garantizar la seguridad y la integridad de los trabajadores que se encargan de abastecer a las más de 780 mil tienditas de las cuales el 30% son de mujeres.

Con una destacada participación otra voz empresarial fue la Mónica Flores, presidenta de ManPower para América Latina, que manifestó que las mujeres son más vulnerables al coronavirus, porque hay 75% de enfermeras; sin embargo, también se verán afectadas en sus puestos de trabajo porque, principalmente, se desempeñan en sectores no primordiales como lo son las vendedoras en tiendas. Resaltó que esta contingencia forzó al mundo a probar que el trabajo remoto, sí funciona y es adecuado para muchas personas. No obstante, precisó que se debe atender un fenómeno que surgió: la gente labora más que nunca, porque no tienen hora de comer, pasan mucho tiempo en el transporte y los horarios no se respetan.

En voz de las empresarias, Leonor Quiroz, consejera delegada para la igualdad e inclusión de Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), los planes de contingencia deben incluir políticas públicas diferenciadas para mujeres, especialmente para madres solteras, y las que tienen personas enfermas en casa y no cuentan con el apoyo de una pareja. “Hay mujeres que incluso estando embarazadas no dejan de trabajar en línea”. Propuso hacer campañas de difusión dentro de empresas para que las mujeres tengan una línea de comunicación que “no sea sólo la típica línea telefónica”, porque a veces quien las violenta está a su lado.

Para Mario Focil, de Women on Boards, no se debe perder de vista que la violencia de género y la estupidez humana no están en cuarentena, ya que, según datos de la Red Nacional de Refugios, se han incrementado en 60% las llamadas para asesoría y 30% las solicitudes de asilo. Apuntó la necesidad de la creación de un Sistema Nacional de Cuidados que rompa los roles de género, el cual debe incorporar un sistema de guarderías y otro de cuidado para adultos mayores.

En su participación Emilia Vidal, presidenta del Consejo Nacional de Mujeres Empresarias, expresó que desde su organismo se busca ayudar a mujeres a colocar sus productos, especialmente a quienes no tienen manera de comercializarlos durante esta pandemia.

Lourdes Melgar Palacios, investigadora afiliada del Massachusetts Institute of Technology (MIT), mencionó que en unos cuantos días el 80% de la fuerza laboral se ha adaptado a este nuevo esquema del trabajo a distancia, pero para llevar a cabo este modelo se deben tener los recursos materiales como el espacio, Internet, energía eléctrica y el equipo computacional óptimo, por lo que propuso legislar sobre el tema. Aclaró que las empresas deben desarrollar y facilitar el desarrollo de las tecnologías y que se capacite al personal, mientras que el Estado debe garantizar mayor cobertura de los servicios de telecomunicaciones y que haya competitividad en el Internet y se eleven a estándares internacionales.

Alertas

En semanarios de análisis promovidos por legisladoras se destacó que los efectos del COVID-19 resaltarán desigualdades de las mujeres. En su intervención Nayana Guerrero, presidenta del Comité de Igualdad de Género del Consejo Nacional de Mujeres Empresarias, afirmó que el sector femenino constituye los hogares más pobres del mundo, por lo que los efectos económicos del COVID-19 resaltarán sus desigualdades. Indicó que la economía de las mujeres debe atenderse como los pacientes del coronavirus, es decir, atender la asignación más justa del trabajo no remunerado, que no sólo beneficiaría a las mujeres, sino conduciría a fuerzas de trabajo más eficientes y fuertes; propuso generar políticas públicas que promuevan la igualdad de género.

En el análisis de los resultados se sostuvo que al terminar la contingencia habrá mayor despido de mujeres. Para Jorge Rosas, CEO de Delivering Happiness Mexico, los cambios posteriores a la contingencia serán despidos y caída en la productividad en una gran cantidad de compañías y empresas, “lo cual afectará a las mujeres, porque son ellas quienes ocupan 40% de la población económicamente activa”. Resaltó que a pesar de este panorama, hay una oportunidad para reposicionar el papel de la mujer en el ámbito productivo, porque son ellas las que tienen la habilidad de la resiliencia y el trabajo a distancia.

En las conclusiones del Foro se destaca la sensibilidad como convocante y organizadora de la Dip. Martha Tagle Martínez (MC), que se pronunció por encontrar caminos para promover los derechos de las mujeres, si bien por la contingencia que se atraviesa, como por los retos que identifican las luchas por sus derechos.

Nuevas generaciones y preparadas esperan tuno para integrar un nuevo rostro a la política más cerca de la representatividad y de la agenda de los ciudadanos, con la renovada esperan de la democratización del poder, de abrir un horizonte e nuestro sistema político y de asegurar la representación popular y responsabilidad que reviste al Congreso como parte de un sistema político de división de Poderes

Artículos Relacionados