Fechas memorables Alimentación y Mujer Rural

Autor Congresistas
11 Vistas

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Alimentación y del Día de la Mujer Rural, esos territorios del campo se iluminan debido a que tienen un gran significado e impacto en nuestra vida diaria, primero porque son generadores de alimento, pero además elaboran los productos de exportación que se han sostenido generando divisas a lo largo de la pandemia originada por el coronavirus SARS-CoV-2.

Con estas celebraciones promovidas por la ONU que se relacionan con la importancia y trascendencia de la mujer rural, se da la ocasión para volver la cabeza hacia otros asuntos prioritarios que han tenido un singular comportamiento en la ya era coronavirus (COVID-19), como es garantizar la producción de alimentos y a exorcizar el fantasma de un trágico desabasto, además de capturar divisas con productos de exportación que no declinan sino por el contrario se incrementan.

En la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), las políticas públicas de desarrollo y producción se enfocan también a que las mujeres rurales reciban oportunidades que armonicen y disminuyan el trabajo doméstico y simultáneamente estimulen su desarrollo. Esta política pública responde a que el gobierno de México se ha propuesto a través de sus programas prioritarios implementados al campo contribuir a disminuir la brecha de desigualdad que ha existido en este sector para las mujeres.

Definir hoy día a la mujer rural, es identificarla con la realización de las tareas campesinas que implican labores como siembra, riego, producción, cosecha, comercialización, además con responsabilidades empresariales que significan integrarse a cadenas de valor y se fortalecen como un puntal en las tareas rurales.

No hay duda de que las mujeres rurales y campesinas desempeñan una responsabilidad como madres de familia y que también son fundamentales para el desarrollo de las economías rurales, actividad que el 15 de octubre de cada año antecede a otra importante fecha de celebración que es el Día Mundial de la Alimentación.

Con motivo de tal fecha reconocida en el calendario mundial, se disponen datos que nos permiten participar de un paisaje para observar que las mujeres rurales representan el 43% de la mano de obra en las actividades agrícolas, pues también se encargan de labrar la tierra y plantar las semillas que alimentan naciones enteras, reconoce un documento de Sader que también resalta que garantizan la seguridad alimentaria de sus poblaciones y ayudan a preparar a sus comunidades frente al cambio climático. Las cifras proporcionadas por Sader son ilustrativas de lo que es y representa la mujer rural.

Las cifras

En México se registra que 14.6 millones viven en localidades rurales, de estas el 22.7%% de las mujeres mexicanas habitan en localidades rurales. Enfocada esta población, a detalle se documenta, que las mujeres rurales son hablantes de lengua indígena, de las que el 60.5% vive en el medio rural, lo que significa que representan 2.3 millones. Otro dato a destacar es que se relacionan con que el 34% de la fuerza laboral, por lo que esta población se identifica como también responsable de más del 50% de la producción de alimentos en México.

En la ruta de los datos duros de Sader se apunta el que son 778 mil mujeres en México las que trabajan en el sector primario, de esta cifra el 78.7% en agricultura; 17.8% en ganadería; 1.4% en pesca y el 2.1% restante en otras actividades, como es el “aprovechamiento forestal; caza y captura; servicios relacionados con las actividades agropecuarias y forestales”.

En la revisión de documentos que sustenten el interés de apuntalar el empoderamiento de las mujeres rurales, destacan los relacionados con la producción para el Bienestar, que según registros viene apoyando con fecha al 30 de septiembre, 668 mil 500 mujeres, lo que representan el 31.5% respecto del total de beneficiarios. En el desglose nos encontramos con que este número de mujeres, recibieron 2 mil 990 mdp, lo que significa el 29% del total de apoyos entregados. Se indica que estas mujeres cultivan un millón 875 mil 600 hectáreas y que 389 mil 200 mujeres, lo que representa el 58%, se ubican en municipios con población indígena.

Se aportan más datos que ilustran el tema, como es el que de estás mujeres, las indígenas representan 18% del total de productores beneficiados a nivel nacional. Más a detalle se revela que el 78% de las productoras cultivan maíz y frijol, base de la alimentación para sus familias. El 14.9% de las productoras beneficiadas siembran bajo el sistema milpa con lo cual, además de maíz, obtienen otros productos que complementan su alimentación como: chile, calabaza, frijol, quelite, entre otros.

Gastos que cuentan

Desde el enfoque que representa el Programa Fertilizantes para el Bienestar, se brinda apoyó a 146,584 mujeres de los 81 municipios de Guerrero, lo que representa el 42% de la población total. Una ruta de cifras duras tiende a ilustrar y a sustentar que, en 2019, como resultado de los servicios del Componente de Desarrollo de Capacidades, Extensión y Asesoría Rural, se atendieron: a 41,595 productoras lo que representa un 34%. Se destacan las siguientes entidades: Ciudad de México con un 53%, Querétaro 50%, Guerrero 46%, Aguascalientes 44% y Colima con un 41%. Y a estos datos conviene agregar que mediante la estrategia de desarrollo de Proyectos de Desarrollo Territorial (Prodeter), se logró la formulación y puesta en marcha de 402 proyectos productivos agropecuarios, acuícolas y pesqueros, en beneficio de 44,148 Unidades de Producción Familiar (UPF) el 32% de éstas fue a mujeres.

Se agrega a este panorama de la mujer rural, la información relacionada con otras acciones puestas en práctica a fin de alcanzar la igualdad de género en el sector rural del país, y tiene que ver con el Sistema Nacional para la Igualdad de Mujeres y Hombres (SNIMH), y el establecimiento de acuerdos interinstitucionales. Se sostiene que Sader en acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y la Procuraduría Agraria, avanza “en la regularización de la propiedad de las tierras de las mujeres rurales y el acceso a esquemas de desarrollo de capacidades y créditos, con una cobertura de más de 123 municipios comunitarios”.

Entre los objetivos de Sader se perfila un principio básico de la actual administración que se ha propuesto “no dejar a nadie atrás ni a nadie afuera”, por lo que se han puesto en marcha un conjunto de acciones vinculadas con el SNIMH y acuerdos interinstitucionales que tienen como fin lograr la igualdad de género en el sector rural del país, según lo declaro el coordinador general de Desarrollo Rural de la Sader, Salvador Fernández Rivera.

Otra fuente de información directa sobre la situación del campo y de la mujer rural, se relaciona con el incremento de las teleconferencias y la realización de foros virtuales, como lo ha sido la realización del Foro “La mujer rural como motor de la economía y seguridad alimentaria”, que nos participa que en acuerdo con la Sedatu y la Procuraduría Agraria, “se avanza en la regularización de la propiedad de las tierras de las mujeres rurales y el acceso a esquemas de capacitación y créditos con la Banca de Desarrollo, en una cobertura de más de 123 municipios comunitarios”.

Foro virtual

En su participación en el Foro, el coordinador general, Salvador Fernández Rivera, sostuvo que de 106 mil 252 UPF atendidas, dentro del Proyecto de Desarrollo Territorial (Prodeter), el 32% son dirigidas por mujeres, a las que se apoya con los programas prioritarios: Precios de Garantía, Producción para el Bienestar, Bienpesca y Fertilizantes Bienestar. Agregó que hay “un gran reto por delante orientado a reconocer y acompañar a las mujeres emprendedoras del campo mexicano, donde representan el 51% de la población rural.

También participante del Foro con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer Rural y de la Alimentación, Lina Pohl, representante de la Organización de las Naciones Unidades para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en México, reconoció la relevancia del papel protagónico de la mujer durante las crisis sanitarias, puesto que muestran una vulnerabilidad mayor, y por ello se tienen el compromiso conjunto de acompañarlas y asistirlas en las iniciativas de producción familiar en el sector rural.

La funcionaria de la FAO, en su participación en el bloque de “Seguridad Alimentaria”, afirmó que será fundamental la participación de las mujeres para reactivar la economía y salir adelante, como lo hace ya México, a través de sus programas sociales, los cuales han permitido sortear la pandemia por COVID-19; además destacó en particular las medidas adoptadas en los rubros agroalimentario y en los esquemas de protección social en diferentes sectores. También un merecido reconocimiento de la funcionaria se dio con el reconocimiento de las Naciones Unidas, por medio de la FAO, impulsar con el apoyo de las jornaleras, el programa “Cerrando brechas en el sector rural”, mismo que se ha puesto en marcha en algunas entidades de México, lo que se traduce en la inclusión de las mujeres en proyectos productivos familiares.

Historias rurales de éxito

Es de resaltar en la participación en el Foro virtual convertido en una suerte de reconocimiento de las mujeres rurales, la intervención de la productora de maíz y ovinos en el Valle del Mezquital, Hidalgo, Betzabé Rodríguez, quien compartió su experiencia de éxito relacionado con obtener mayor producción, mejoría de los athos, acompañado con el acceso a mercados y mejores ingresos, beneficios que se extienden a su organización, destacando que es la primera mujer presidenta de una organización dedicada a esa actividad.

Especial atracción concentró la ingeniera productora de café de una comunidad indígena de la Sierra Juárez de Oaxaca, Marcela Abella Cruz, quien relató que después de cultivar hortalizas con 100 mujeres se concentraron en la producción de café y han tenido como resultado de su participación en el certamen “Taza de Excelencia”, incursionar al mercado de Australia, con su marca Frutos de las Nubes.

También es de resaltar en el grupo de mujeres rurales, la intervención de la representante de productoras de mezcal en Durango, Andrea Lozano, quien compartió que a la fecha más del 90% de su producción se exporta a Japón y a otros países de la región de Asia, y el 10% restante permanece en el mercado nacional. De estas intervenciones es de reconocer que con el apoyo de Agricultura, estas mujeres se han convertido en exitosas emprendedoras, en tanto que han tenido la oportunidad de mejorar la calidad de su producto a través de prácticas sustentables que le dan mayor reconocimiento y valor agregado para convertirlas en exitosas empresas.

Artículos Relacionados