ACNUR

Autor Congresistas
118 Vistas

La llegada de Joe Biden a la Presidencia de Estados Unidos brinda un respiro a favor de los derechos humanos y a la migración hacia el país de norte, sobre todo cuando hay muchos centroamericanos buscando empleo, refugio y asilo político. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), redobla esfuerzos con el objetivo de apoyar los esfuerzos del gobierno de México de salvaguardar los derechos y el bienestar de las personas que se han visto obligadas a huir de sus países. Igualmente trabaja en el sentido de asegurar que las personas que huyen de la violencia y de la persecución, cuenten con el derecho de obtener la protección y la garantía de solicitar asilo y recibirlo. También ofrece un abanico de opciones duraderas que fomentan la integración en el país a partir de alianzas con socios y comunidades de acogida.

Entre las prioridades y actividades de ACNUR nos encontramos que realizan un permanente monitoreo de puntos fronterizos, estaciones migratorias y albergues de migrantes, que realizan diversas acciones de identificación y canalización de casos al procedimiento de la condición de refugiado, promueven iniciativas de cabildeo con el objetivo de armonizar la legislación nacional con los estándares internacionales de protección de los refugiados, apátridas y otras personas de nuestro interés; impulsan programas de capacitación de funcionarios del Instituto Nacional de Migración (INM), policía estatal y municipal, gobiernos federal y estatal. Despliega acciones de apoyo técnico en protección internacional, construye el vínculo con las víctimas de trata, niños y niñas no acompañados, apátridas o falta de nacionalidad, desarrolla prácticas de apoyo a los gobiernos locales y la sociedad civil para facilitar la integración de las personas refugiadas en el país.

En el caso de México se destacan los siguientes programas: Asistencia Legal y Material a Refugiados implementado por Sin Fronteras IAP en la Ciudad de México; Apoyo a la integración socio-económica de refugiados y solicitantes de asilo implementado por Programa Casa Refugiados, AC en CDMX; Detección y Asistencia temporal de solicitantes de la condición de refugiado, beneficiarios de protección complementaria y apátridas implementado por Casa del Migrante Scalabrini, A.C. – Albergue Belén en Tapachula, Chiapas.

Apuntes de ruta

En nuestro país se dan cita las historias de centroamericanos y compatriotas que han visto en la migración la única salida a su condición de pobreza, persecución o la falta de oportunidades, incluso condiciones de hambre. Cada persona que ve la necesidad de abandonar su hogar en su país y llegar a nuestras fronteras a veces huyendo de la violencia que lo acecha, tiene derecho a una vida digna.

A veces se aventura solo por los caminos desconocidos, otro en compañía de sus familias o de su pequeños hijos animados por lograr un empleo que les permita una vida mejor, montes, valles, ríos, desiertos, comunidades y ciudades van recogiendo o llenando innumerables huellas pobladas de suelos que muchas veces pueden ser sangrientas ante las amenazas del crimen organizado. Estas historias personales no pueden seguir siendo indiferentes cuando son nuestros propios países los expulsores de miles de personas que se han visto obligados a emigrar. Muchos han preferido morir en la ruta y no perder la dignidad que a toda condición humana debemos dar.

Mujeres

Entre las historias de migración hay muchos casos en el que las mujeres no sólo son afectadas por las carencias de empleo, la migración de los hermanos, los maridos o de los hijos sino también se encuentran que sufren de violencia sexual y basada en género. Estamos ante una experiencia recurrente que es una de las razones por las cuales muchas mujeres, adolescentes y niñas llegan a México huyendo de sus países de origen, sobre todo del norte de Centroamérica. La violencia afecta de manera desmedida a las mujeres transgénero y viven la condena de la trata.

ACNUR documenta que aproximadamente unas 14 mil mujeres y niñas han pedido asilo en México durante el mes de diciembre de 2020, según la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), un equivalente al 37% del total de las solicitudes. Del porcentaje por lo menos 3 mil son niñas y adolescentes. Dieron cuenta que existen datos desagregados relacionados con identidad de género y orientación sexual, debido a que son datos que las personas prefieren no revelar en el registro inicial de sus solicitudes y casos, considerando que los casos se registran normalmente conforme a documentos de identidad de país de origen.

El COVID recrudece la situación las condiciones en que viven millones de personas apátridas en todo el mundo, manifestó el Alto Comisionado de la ACNUR, Filippo Grandi. En el marco del 6º aniversario de la Campaña de ACNUR #IBelong, (#YoPertenezco), destacó el objetivo dar fin con los apátrida para el año 2024, Grandi instó a los líderes mundiales para que incluyan y protejan a las poblaciones apátridas y adopten medidas contundentes y rápidas para erradicarla. Aseveró que “La pandemia de COVID-19 ha mostrado más que nunca la necesidad de inclusión y la urgencia de resolver la apátrida.

“Una pandemia no discrimina entre ciudadanos y no ciudadanos. No es del interés de ningún Estado, sociedad o comunidad que las personas se queden apátridas y vivan al margen de la sociedad”, aseguró Grandi. Convino “en la necesidad de redoblar los esfuerzos para resolver esta afrenta a la humanidad en el siglo xxi”. Manifestó que al carecer de importantes derechos legales y a menudo sin poder acceder a servicios esenciales, muchas personas apátridas son marginadas política y económicamente, discriminadas y vulnerables a la explotación y el abuso.

En muchos países, las personas apátridas, incluyendo a los refugiados apátridas, viven en condiciones sanitarias deficientes e inadecuadas, que pueden aumentar el riesgo de enfermedades. En opinión del Alto Comisionado es difícil obtener datos globales, ya que las poblaciones apátridas no siempre se contabilizan o se incluyen en los censos nacionales, según la información recopilada por ACNUR existen unos 4.2 millones de personas apátridas en 76 países. No obstante, se cree que el número real sea considerablemente mayor.

Masacre

Comunicado de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), informa se que se emitió un acuerdo de radicación de oficio con motivo de las publicaciones realizadas en fechas 23 y 24 de enero de 2021, en los portales electrónicos Proceso.com y Expansión Política, titulados respectivamente, “Hallan 19 cadáveres baleados y calcinados en Tamaulipas; serían centroamericanos” y “19 personas calcinadas son halladas en Tamaulipas“. En este sitio digital se difundió para el público en general que el 23 de enero de 2021, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del estado de Tamaulipas fueron alertados por un reporte ciudadano, que en el poblado de Santa Anita, Camargo, se encontraba un vehículo incendiado y al trasladarse al lugar hallaron 19 cuerpos calcinados.

Los cuerpos, aparentemente de migrantes centroamericanos, habrían sido sustraídos de una “casa de seguridad” ubicada en ese poblado, hechos por los que la Fiscalía General del Estado inició una investigación por el delito de homicidio, derivada del hallazgo de cuerpos y vehículo calcinados. En correspondencia del reportaje publicado y de la información recogidas por algunos medios informativos, se difundió que las primeras indagatorias, establecen que la muerte de las personas se relaciona con la movilidad que fue provocada por proyectiles de arma de fuego y, posteriormente, prenderles fuego, siendo que las mismas fueron sustraídas de un inmueble por miembros de un grupo del crimen organizado que opera en esa entidad federativa

Debido a la gravedad de los hechos referidos, la CNDH inició la investigación de oficio, en virtud de tratarse de presuntas violaciones a derechos humanos en agravio de personas en contexto de migración. Se documentó que los hechos narrados en los reportajes inciden en la opinión pública nacional y con la finalidad de investigar posibles actos u omisiones cometidos por parte de servidores públicos, que por su naturaleza pudieran resultar de especial gravedad y constituir violaciones a los derechos humanos, esta Comisión Nacional investigará de oficio el presente caso, integrará el expediente de queja respectivo y, en su momento, emitirá el pronunciamiento que conforme a derecho corresponda.

Informe

La CNDH informó que los retos actuales que enfrenta el país en materia de derechos humanos, provocados por la pandemia, la violencia contra las mujeres, la atención a las familias de las personas desaparecidas y el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa, reclaman la atención y trabajo conjunto de los Poderes de la Unión, gobiernos estales, jueces, fiscales, organismos defensores de derechos humanos y atención a víctimas para formular soluciones y respuestas que exige el pueblo de México, afirmó la presidenta de la CNDH, Rosario Piedra Ibarra. En la presentación del Informe Anual de Actividades 2020 de ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, indicó que a pesar de las condiciones impuestas por el COVID, esta Institución ha logrado avances significativos en la defensa y promoción de los derechos del pueblo de México, rompiendo inercias, innovando prácticas y eliminando gastos excesivos.

Se destaca en el Informe que, por primera vez en 30 años, la CNDH redujo su presupuesto colocándolo en mil 679.9 millones de pesos, lo que representa una reducción del 10% en términos nominales y del 13% en términos reales, sin que ello represente mermar la atención a víctimas. El presupuesto asignado en el año 2020 fue de 1’874,207 pesos, mientras que, para el año 2021, el monto presupuestal asignado fue de 1’679,905 pesos. Se documentó que en 2020 se redujo en 36% el gasto de operación de la Comisión, lo que equivale a 157.3 mdp, y que además se aplicaron medidas de austeridad en rubros como papelería, alimentación, publicidad, combustibles, viáticos, contratación de eventos gasto de mobiliario y equipo, lo que permitió romper la lógica del pasado y apostar por la redistribución del presupuesto, reducción y eliminación de gastos excesivos con el único propósito de apoyar y fortalecer las áreas de atención a las víctimas de la Comisión.

Se destaca que, observando en todo momento las medidas sanitarias implementadas durante la pandemia y protegiendo la salud de usuarios y colaboradores, la Comisión Nacional mantuvo sus puertas abiertas los 365 días del año e implementó nuevas estrategias de trabajo, como el seguimiento en línea de las quejas presentadas y el despliegue de oficinas móviles para brindar asesoría y atención en la CDMX, cuyo servicio se extenderá a otras entidades próximamente.

Artículos Relacionados