UNAM: la ciencia en el gobierno

Autor Congresistas
93 Vistas

Científicos de la Universidad Autónoma de México (UNAM), advierten acerca de las repercusiones de las crisis climáticas sobre la salud. En los datos duros el que más del 90% de las personas respiran aire insalubre, a consecuencia de la quema de combustibles fósiles.

Legisladores y legisladoras que mantienen lazos de comunicación y reflexión con investigadores y académicos de la UNAM han puesto acento en que la ciencia y el conocimiento debe acompañar la planeación y la construcción de los procesos de la elaboración de las políticas públicas.

He ahí la razón que anima una nueva movilización legislativas hacia la promoción de Foros Parlamentarios en las que catedráticos e investigadores vienen participando.

Y es que la situación de nuestro planeta no parece sencilla, ya no caben las propuestas de solución elaboradas desde las “rodillas” y con ocurrencias, hemos alterado las condiciones que han facilitado la vida, pero hoy surge amenazada y requiere de urgentes medidas y cuidados de sustentabilidad.

Las crisis climáticas presentan repercusiones severas en la salud incluso se acompañan de condiciones y efectos extremos que provocan la muerte. En este sentido la Organización Mundial de la Salud (OMS), alerta año con año que se registran millones de defunciones, mismas que para 2022 alcanzaran 13 millones de defunciones originadas por causas ambientales.

Para el académico de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, Ariel Vilchis Reyes, el calentamiento del planeta además “genera que los mosquitos, y otros vectores, propaguen las enfermedades más lejos y a mayor rapidez que antes, mientras los fenómenos meteorológicos extremos, la degradación del suelo y la escasez de agua desplazan a las personas y afectan su salud”.

Vilchis Reyes explica que “la crisis climática es también de salud y alerta que “Si queremos vivir en sociedades sanas, saludables, tenemos que actuar ante el deterioro que estamos generando en la naturaleza, en el planeta.

En el marco de la celebración del Día Mundial de la Salud, que se conmemora el 7 de abril bajo el lema: “Nuestro planeta, nuestra salud”, Vilchis Reyes invita a reflexionar sobre los determinantes sociales en la materia, que son factores relacionados con las condiciones de producción económica. Se destaca frente al problema la importancia de pensar en lo que se privilegia en la industria y el consumismo, las que finalmente desembocan en lo que determina “la causa de la causa” de que estemos en crisis climáticas.

“La OMS también destaco que la pandemia por la COVID-19 evidencia la urgencia de forjar sociedades del bienestar sostenibles, comprometidas con la consecución de una salud equitativa, tanto para las generaciones presentes como las futuras, sin sobrepasar los límites ecológicos, sostuvo el académico.

Es de resaltar que la OMS convoca a gobiernos, empresas, trabajadores y establecimientos de atención a la salud, al igual que a gobernadores, legisladores, alcaldes y particulares a reimaginar el mundo.

Vilchis Reyes informa que la OMS se ha dado a la tarea de sensibilizar a los gobiernos a priorizar el bienestar humano a largo plazo y la estabilidad ecológica en sus decisiones. Además, procura detener las subvenciones a los combustibles fósiles, gravar los alimentos y bebidas altamente procesados con elevado contenido en sal, azúcares y grasas no saludables.

Conviene con las empresas en la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de sus actividades; proteger, promover y apoyar la lactancia materna; garantizar el acceso de los trabajadores a agua potable, entre otras acciones.

El investigador de la UNAM reconoce que los alcaldes pueden fomentar el transporte público con bajas emisiones de carbono; promover la construcción de carriles para bicicletas y vías peatonales; garantizar que los hogares con bajos ingresos y los establecimientos de sanidad tengan acceso a energía limpia y asequible.

El experto universitario coincide que en este tipo de medidas también participan los ciudadanos de a pie. Resalta la importancia del ámbito individual ya que se puede aportar “desde el caminar en lugar de usar el auto; subir escaleras antes que utilizar elevadores; no desperdiciar el vital líquido y ducharse en cinco minutos; comer menos carne pues la industria ganadera es la más contaminante, ya que genera deforestación, elevada producción de metano y alto gasto hídrico, entre otras”.

Vilchis Reyes subrayó la importancia de la alimentación para evitar los productos ultraprocesados que aportan gran cantidad de calorías al organismo, porque están relacionados con los cánceres y producen abundante basura.

El experto universitario en salud pública abre una ventana más de cómo contribuir a solucionar las crisis climáticas que requieren de la responsabilidad de todos.

Artículos Relacionados