Arturo Herrera, compareció ante senadores

Autor Congresistas
59 Vistas

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez, tomó un segundo respiro, la Miscelánea Fiscal, en su comparecencia ante un pleno de 68 senadores acreditados y conforme a la glosa que mandata el artículo 9 segundo párrafo de la Constitución. El responsable da las finanzas nacionales se presentó ante uno de los tres Poderes que conforma al Estado Mexicano con representación popular y federal, generador de las normas con rango de ley, pero además con facultades de la fiscalización y control de la acción del gobierno.

En el guion legislativo eminentemente técnico construido bajo el acuerdo de los distintos grupos parlamentarios, primero la presentación económica y financiera del segundo año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, seguido por una primera ronda de cuestionamientos del primer listado de senadoras y senadoras, como tercer movimiento las primeras respuestas de Herrera Gutiérrez, después una ronda más de preguntas seguido por el curso de respuestas y conclusiones.

Hábiles y oportunas operaciones hacendarias y financieras definen el territorio del combate de una pandemia inédita que exige una voluntaria detención de la economía y que arrastra a las familias al confinamiento. Datos duros, estadísticas, hechos y razones o sinrazones dibujan las desigualdades tanto al interior entre las distintas entidades del país, con el exterior y los países, todos los hechos como una cadena de abalorios nos narran de forma descarnada sobre los abismos y las vulnerabilidades que enfrentan los pueblos.

En el sobrio y solemne recinto de sesiones con la comparecencia se dan cita el desfile de las restricciones estructurales como también el anuncio de esa carta del nuevo andamiaje económico cuya distinción es una mejor y amplia recaudación que debe ser atendida por todos los causantes de impuestos y tenedores de derechos y responsabilidades, en suma, el nuevo ciudadano que debe nacer de la aparición del coronavirus SARS-CoV-2.

Entre datos

Tomada la protesta de ley de decir verdad, por el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, Óscar Eduardo Ramírez Aguilar le dio la bienvenida al secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, que trazó las condiciones del país: regiones con acervos de recursos naturales y culturales de México, de desigualdades que debieran reducirse en el tiempo se han profundizado transformándose en restricciones estructurales limitando el potencial de las economías. En los datos duros: un Producto Interno Bruto (PIB), per cápita de la Ciudad de México, 6 veces superior al de Chiapas, y 24 veces menor en Oaxaca con un cálculo de recuperación de 232 años para alcanzar al de la CDMX y 185 al del estado de Nuevo León. Existencia de disparidades dramática en contraste nacional como internacional.

Sostuvo que en México coexisten municipios con indicadores de desarrollo humano desiguales con otros países, profundas diferencias notables y dolorosas entre las regiones del país. A la vista el COVID-19 mostrando que el 42% de la población estaba viviendo en condiciones de pobreza, una de las principales razones por las que el país necesita crecer más y de forma incluyente. En su opinión es una parte importante de los esfuerzos impulsados por la administración orientados al fortalecimiento de la red de protección social, para incrementar el bienestar.

La estrategia

Planteó un enfoque que asume como el reto más desafiante la política sanitaria y económica de los últimos 100 años, el enfrentamiento de una crisis económica por decisión voluntaria y utilizando el confinamiento contra el contagio del coronavirus y asumiendo las graves consecuencias de la decisión en materia económica; efectos diversos de la crisis con impactos en mercados financieros cambiarios y el petrolero, con secuelas en la actividad económica general y las finanzas públicas; estrés en los tres ordenes de gobierno por efecto de la caída en la recaudación por menor actividad económica, gastos adicionales y significativos en el sector salud.

Explicó el impacto de la pandemia en las finanzas públicas en los tres ámbitos de gobierno detonando una discusión sobre el federalismo en México. Resaltó que el Pacto Fiscal inició con dos fondos participables en 1980, hoy destacan 15 vinculados a participaciones federales e incentivos económicos, cuya fuente más importante son los ingresos de libre disposición para los gobiernos nacionales. Las participaciones federales e incentivos económicos como proporción del PIB pasaron de representar el 1.8% en 1980 al 3.8% del PIB en 2019. Informó sobre importantes esfuerzos del gobierno federal para asegurar que el impacto del COVID en las finanzas estatales sea el menor posible, ello se apoya con la transferencia de 47 mil millones de pesos ingresadas a las arcas subnacionales y 7,800 mdp adicionales del Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas.

A la reducción de los problemas de liquidez en julio, siguieron modificaciones al Reglamento de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y las reglas del propio Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP), para poder hacer aportaciones de manera mensual y al 100%. Se fortalecieron las potestades federales, con la transferencia a los estados la administración del 100% del Impuesto sobre la Renta (ISR) por la enajenación de bienes inmuebles, estableciendo los incentivos económicos adecuados en materia de recaudación y control de obligaciones. En el paquete económico 2021 enviado al Congreso se propusieron casi un 30% de todo del gasto dirigido a estados y municipios, un monto equivalente a 1.8 billones de pesos, representando más del 50% de la recaudación federal participable, evidenciado un esfuerzo sustancial orientado a fortalecer el nivel de transferencias a las entidades y los municipios.

El contagio como espejo

Reconoció que la pandemia exhibe las debilidades estructurales del actual esquema federalista, cuyos temas no se han reflexionado ni discutido profundamente y van vinculados a los retos en salud, menos alternativas y reducción a la dependencia de los ingresos petroleros; identificación de fuentes permanentes de ingreso; formas más justas de distribución de ingresos entre las entidades federativas; en la oportunidad para reflexionar sobre los temas centrales al federalismo avanzando hacia una sociedad más justas.

Explicó que la vida en México como la global esta marcada por el COVID, cuya aparición exigió de un análisis oportuno sobre los casos tempranos y su comparación con los efectos de virus de características similares. Indicó que la experiencia de China, España, Italia y Nueva York mostró que el riesgo inmediato más grave fue la saturación de los sistemas de salud, una respuesta general de confinamiento severo y el reescalamiento de la capacidad hospitalaria, la de las unidades de terapia intensiva, la dotación de personal y equipamiento médico.

Señaló que la actuación de SHCP se enfocó a dar certidumbre y liquidez a los mercados, actuado antes del inicio formal del confinamiento marcado por la Jornada Nacional de Sana Distancia el 1 de abril. En marzo tomaron una serie de medidas para formalizar, fortalecer y dinamizar los mercados financieros, se otorgó liquidez a las familias mexicanas y a las empresas.

Destacó 4 medidas: ataque inmediato al riesgo de liquidez con un programa de permutas de valores gubernamentales que cambió activos menos líquidos, a favor de activos de más corto plazo, redinamizar el mercado de deuda que hoy representan intercambios por 294 mil mdp a través del mecanismo para apoyar la economía de los hogares y las empresas, modificación regulatoria, permitiendo la reestructuración de 9 millones de créditos y posponer el pago de intereses y capital durante los meses más álgidos de la pandemia, representando casi 1.4 billones de pesos y el 19% de la cartera de la banca comercial; acción conjunta de la Comisión de Cambios y el Banco de México para estabilizar el mercado de cambios, mediante subastas de coberturas de dólares liquidadas en pesos, esto debido a que la exacerbación de la versión al riesgo a nivel global originando que el peso mexicano pasara de 18.5 pesos por dólar el 19 de febrero a 25.4 pesos, representando una depreciación de casi 40% en solo cuatro semanas y un impacto en la evaluación de la deuda externa de casi un billón de pesos; activación de la línea swap de la Reserva Federal (Fed), permitiendo liquidez adicional en dólares al sistema bancario; estabilización del sistema financiero y del mercado cambiario y la caída en la percepción global de riesgo, permitió una tipo de cambio a 21.3 pesos por dólar; una recuperación de más de la mitad de lo perdido.

Acción financiera

Herrera Gutiérrez destacó la coordinación y comunicación mantenida con el Banco de México y el sistema financiero garantizando el apropiado funcionamiento, mecanismos de pagos del país y la liquidez para las familias y las empresas. Destacó el manejo proactivo del crédito público en los mercados, de forma prudente. Indicó que antes de que el COVID-19 golpeara a los mercados financieros, optaron por prefinanciar, en enero, la mayor parte de las necesidades de deuda en moneda extranjera. Explicó que cuando el COVID golpeó, se tenia contratado más del 80% de las necesidades de financiamiento externo para 2020.

Sostuvo que emitieron bonos en los mercados internacionales por 2,300 mdd y 1,750 millones de euros (€). Expresó que esos recursos fueron contratados con las tasas de interés más bajas que se tenga registro en toda la historia del país, tanto en dólares, como en euros. Mencionó que, en abril, colocaron 6 mil mdd, la emisión más grande hecha por el gobierno mexicano, con una demanda 4.75 veces superior al monto colocado, lo que prueba la confianza del público inversionista en el país, pues se pudo concretar la operación de manera exitosa en medio de la situación más álgida de la pandemia.

Explicó que durante septiembre se concluyó el programa de financiamiento externo, con la emisión del primer bono soberano ligado a los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas, por un monto de 750 md€ y que mencionar que fue colocado a una tasa de 1.35%, la segunda tasa más baja registrada en la historia del gobierno federal. Comentó que el bono fue de 6.4 veces el monto colocado, lo cual refleja la enorme confianza que los inversionistas internacionales tienen en México. Este constituye el primer bono soberano en el mundo ligado a los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU, como habíamos señalado con anterioridad.

Agenda mundial

Ratificó el compromiso de México con la Agenda 2030 y su liderazgo en la emisión de instrumentos innovadores en los mercados internacionales de capital. Sostuvo que los resultados de las medidas establecidas para proteger a la población y administrar impactos sobre los servicios de salud, representaron una reducción profunda de la actividad económica, que en México representó una contracción anual de 18.7% del PIB en el segundo trimestre del 2020.

Reconoció que las atribuciones con las que el Congreso de la Unión ha dotado a la autoridad fiscal para luchar contra la evasión y la simulación fiscal han permitido, incluso en condiciones difíciles como las actuales, para que el Estado mexicano cuente con los recursos suficientes para atender los temas más urgentes.

Explicó que la eliminación de la compensación universal aseguró un mayor control sobre los montos devueltos, hoy sujetos a esquema de revisión más estrictos. En cuanto a la entrada en vigor de la reforma penal fiscal en enero 2020, algunos contribuyentes con irregularidades han optado por alcanzar acuerdos con la autoridad. En cuanto a gasto, lo prioritario es la atención a la pandemia y no se han escatimado recursos para la atención de la emergencia sanitaria. Además de que se orientaron al sector salud recursos por 50 mil mdp. Ratificó que la pandemia condiciona la respuesta de la política económica, con estabilidad macroeconómica y un manejo de las finanzas públicas que no comprometerá a su sostenibilidad de largo plazo. Indicó que la reactivación asimétrica iniciada en 2020 tomará ímpetu en el 2021, conforme la contención de la pandemia, permita la remoción paulatina de las medidas de confinamiento.

Destacó las proyecciones de finanzas públicas contenidas en el Paquete Económico 2021, una tasa de crecimiento del PIB del 4.6%, un precio de la mezcla mexicana de exportación de 42.1% dólares por barril, en línea tanto con la evolución del precio spot y de los futuros, así como con la estimación de los analistas especializados, utiliza una plataforma de producción del petróleo de un millón 857 mil barriles diarios, una inflación anual de 3%, en línea con las proyecciones y el objetivo del Banco de México, una tasa de interés de 4% y un tipo de cambio promedio de 22.1%, por lo que se asume una trayectoria decreciente a lo largo del 2021.

Ley de ingresos

Para el secretario de Hacienda, la iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación 2021 refuerza el marco fiscal vigente optimizando las tareas de recaudación, aprovechamiento de recursos no renovables, utilización de recursos financieros acumulados para enfrentar el reto en salud y económico de la historia reciente. Para 2021 estiman ingresos presupuestarios por 5 billones 538 mil mdp, menos en términos reales en 3% respecto a los ingresos presupuestarios aprobados en el 2020, sin embargo, superiores en 6.4% respecto a los estimados para el cierre de este año. En materia de ingresos el objetivo es facilitar y transparentar la aplicación del marco tributario, establecer mecanismos de mayor eficacia del proceso de recaudación, por lo que la miscelánea fiscal contiene únicamente precisiones menores.

Para 2021 pondrán énfasis es gasto de infraestructura por diversos mecanismos, destacando tres razones diversas: inversión generadora de empleo de manera directa al momento que se ejecuta y abona a un mayor crecimiento en el mediano plazo al mejorar la infraestructura del país; construcción en el termómetro de la economía del país y precede a la mayor parte de los sectores de la economía en el ciclo económico; constituye una actividad que se realiza fundamentalmente en espacios no cerrados, debido a la probabilidad de contagio. Se proyecta el PEF para 2021 un incremento real de 5.5% con respecto al año anterior, llegando así a 829 mil mdp, además agrega el anuncio conjunto con los principales organismos empresariales para impulsar proyectos de infraestructura por casi 300 mil mdp.

Sostuvo que para anclar la inversión se requiere de proyectos específicos y con la colaboración entre el sector público y el privado, la identificación de proyectos concretos, pasando de las buenas intenciones a las inversiones específicas; los proyectos hacen uso de todos los instrumentos disponibles en manos del Estado que tienen un impacto presupuestal mínimo: concesiones, desdoblamientos, etcétera. Advirtió que la pandemia misma y su duración acrecientan los niveles de incertidumbre, mientras que las decisiones de inversión privada y la continuidad de los negocios requieren de un marco de certidumbre y anclajes específicos para su planeación, financiamiento y ejecución.

Indicó que la posición estructural de las finanzas públicas no permite márgenes de maniobra amplios, por lo que resulta fundamental trabajar en múltiples frentes con el Congreso de la Unión, las entidades federativas, los empresarios, el sector social de la economía y la academia, para identificar los mejores instrumentos que permitan aumentar el potencial de la economía y robustecer la posición de las finanzas públicas, de manera que el sistema de protección social con el que contamos se amplíe e impacte de manera cada vez más firme el bienestar de los mexicanos.

Asumió que una de principales responsabilidades de la SHCP es mantener la estabilidad macroeconómica y financiera. Tiene la noción de que la responsabilidad fiscal no se contrapone a la vocación social. Señaló que el COVID es algo con lo que se tiene que convivir y marcará la dirección de la política pública y de la economía. La lucha contra el COVID sigue siendo la prioridad en estos momentos. Anunció que se formalizaran los contratos para la adquisición de la nueva vacuna y que previamente se realizará el adelanto para la compra de los primeros lotes que deberán estar a disposición de nuestro país en el primer trimestre del próximo año, estableciendo los pasos de la ruta de salida, tanto de la crisis sanitaria como de la económica.

Artículos Relacionados