Arturo Herrera, una comparecencia ante el Congreso

Autor Congresistas
64 Vistas

A la fecha el secretario del Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera Gutiérrez, ha concurrido por mandato de ley en tres ocasiones a las Cámaras del Congreso de la Unión. La primera a la entrega en la Cámara de Diputados del Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2021 y la Miscelánea Fiscal, lo que popularmente se conoce como Paquete Económico; la segunda también a diputados con motivo de la Glosa o comparecencia por el Segundo Informe de Gobierno del Presidente López Obrador, otra más al Senado de la República, también por la glosa, lo que apunta sobre la representación, una la territorial y fiscal de la Cámara Alta, la otra la representación popular de la Cámara Baja, y en suma la importancia del Congreso Federal y de la política económica frente a la pandemia.

La relevancia de la presencia del secretario de la Hacienda en el Congreso explica a más detalle la situación que vive el país acerca del riesgo global y nacional, lo que no responde para su análisis a un esquema clásico. Hoy los problemas se agudizan destacando varios frentes, uno, el de la salud con el combate a la pandemia, otro, el de la economía y las finanzas, y su rebote social y político. En ambos frentes resalta la experiencia de una contracción económica sin precedente ocasionada por el coronavirus SARS-CoV-2, lo que resulta inédito, una experiencia de contagio, confinamiento y distancia social, paro económico voluntaria, un rebrote que amenaza con rebasar el sistema hospitalario y cuya salida depende de una vacuna.

La crisis simultáneamente va exigiendo de la construcción de nuevo hábitos y recomienda nuevas pautas de vida. Así la lucha resalta en otros frentes, el de los científicos, el de los técnicos y de los políticos o el de los políticos, técnicos y científicos, gravitando en un centro de poder ocupado por el Ejecutivo y su proyecto político, lo que se traduce como una centralización del poder público y de decisiones que no responden a las nuevas realidades.

A la distancia quedó la idea de un Presupuesto pivote de la economía y distribuidor del ingreso y de desarrollo y los malabarismos de la democratización del poder, ambos eslabones de una cadena cívica y política que se construyendo en tiempos de crisis de salud, económica, social y política.

Sesión del Pleno

Al paso de un docente llegando al aula, Arturo Herrera Gutiérrez, protestó ante un pleno de 273 diputados registrados. Cumplió con su comparecencia el ejercicio fundamental de la vida democrática del país y la ruta más adecuada de abordar los problemas económicos de la nación. Despejó la sesión con una carga de ideas, explicó una situación inédita como causal de las crisis económicas, como es la falla en algún mercado, o la especulación o desequilibrio en las finanzas internacionales, hoy la causa de esta crisis, la primera en la historia, se origina por una decisión consciente de los ciudadanos y gobiernos, que “impulsaron el confinamiento social como mecanismo para evitar el contagio de la pandemia”.

Lo que no mencionó fue cuándo y cómo se dio esa gran convocatoria de paro voluntario de la economía en la que participaron los sectores populares, laborales, económicos y el Congreso de la Unión. Recordó el vínculo y la dependencia de la trayectoria de la economía con la del contagio y el virus, esa angustiante recesión subordinada a la duración y trayectoria de la pandemia.

Recorrió la trayectoria del contagio, la recomendación de confinamiento drástico y el escalamiento de la capacidad hospitalaria, el énfasis en las unidades de terapia intensiva, el equipamiento médico y personal. Repasó el diagnóstico de especialistas recomendando drásticos confinamientos, una herramienta exitosa para la lucha contra el COVID, sin embargo, el costo fue un mayor impacto en la actividad económica.

Los puntos

Ilustro las ideas con los datos duros, las estadísticas: reducción profunda de la actividad económica con contracción anual de 18.7% del PIB en el segundo trimestre de 2020. Resaltó el confinamiento como medida severa para sectores dependientes de la interacción física de clientes y proveedores, como el transporte, turismo y comercio. Inermes los más expuestos al virus, los que no pueden realizar trabajo a distancia, el numeral importante de personas vulnerables y dependientes de un trabajo diario. Retrata al COVID afectando más a los más pobres, a los menos favorecidos para solventar el confinamiento, para quienes no pueden darse el lujo de trabajar desde casa.

Adentrándose en la política económica, no omitió el objetivo de garantizar la estabilidad financiera, mantener en orden las finanzas públicas, pasar por la red de protección social. En la explicación del especialista, asoma la razón: no hay una respuesta uniforme para los países y tampoco en el caso de México, un país de ingresos medios. En los apuntes, las tareas emprendidas en 2020, renovadas con el Paquete Económico 2021, cuyo fin es apoyar y a atender a la población con un sistema de salud con capacidades más amplias y robustas, impulso de acciones en materia de política social, inversión e infraestructura, reforzando las capacidades de la economía y de una recuperación sostenida.

En la estrategia México operó en cuatro ejes: impactos en el sector financiero y de tipo de cambio para marzo; inclusión del sector petrolero en abril; despegue de la jornada de Sana Distancia; impactos en la economía en general con contracción económica; secuelas de pérdida de empleos, resultados del empleo de los tres canales generando una presión sobre las finanzas públicas. Desglosó la naturaleza de los cuatro impactos: incremento abrupto de la incertidumbre a nivel global en el panorama económico de corto plazo con efectos inmediatos sobre la estabilidad financiera y la operación de los mercados bursátiles, ocasionando reasignación de inversiones efectivas, más instrumentos seguros, como el dólar y euro, impulsando una creciente volatilidad en los mercados de capitales y extensión de la deuda en todo el mundo; recomposición de portafolios con impacto en las economías emergentes y mercados de deuda soberana y la depreciación de sus monedas.

Contables

Narró una propuesta de apoyo para suavizar las condiciones de los mercados financieros: respuesta coordinada de autoridades monetarias y fiscales; inyección de liquidez y disminución oportuna de las tasas de interés de referencia proveniente de los bancos centrales; coordinación entre el Banco de México y la orientada a estabilizar el mercado de cambios mediante subastas de coberturas de dólares y liquidadas en pesos; trabajo conjunto con diversos reguladores del sector financiero por medidas para proveer liquidez a los hogares y empresas, propuesta de pagos de capital, intereses en créditos bancarios y crédito, los de 9 millones de empréstitos a familias y a empresas reestructurados aprovechando esta facilidad.

En primer y segundo lugar en las cuentas: el mercado de hidrocarburos con menor oferta, demanda de bienes y servicio, deficiente coordinación en la OPEP y reducidos niveles. En tercer lugar: drástica reducción de la actividad económica con presión en finanzas públicas, con reducido dinamismo de ingresos tributarios y aumento del PIB de la deuda pública, lo que derivó en la necesidad de proteger la estabilidad macroeconómica, no comprometer la sustentabilidad de las finanzas públicas a el largo plazo.

Resaltó la lucha contra la corrupción como fuente extraordinaria de ingreso de financiamiento para acciones de bienestar y generación de infraestructura. Reconoció el reforzamiento de la autoridad fiscal por el Congreso con ordenamientos contra la evasión y simulación, y recursos suficientes para atender urgencias, eliminaciones y aseguramiento generando 33 mil millones de pesos, además del control sobre montos devueltos, esquemas estrictos de revisión.

Acentuó que la emergencia sanitaria, demandó mayores recursos en salud, gasto para funciones de desarrollo social y económico, apoyo a la economía de los hogares y las empresas más vulnerables por efectos de la pandemia y limitaciones a sus capacidades financieras y productivas. Alertó de la desventaja de un numero importante de la población y microempresas impedidas para realizar actividades remotas o aprovechamiento de plataformas electrónicas de comercialización de bienes y servicios. En la resaca: numerosos hogares sin reservas financieras, necesitados del fortalecimiento de los elementos de la red de protección social, como los programas para adultos mayores; jóvenes, becas, microcréditos y los apoyos a productores agrícolas.

Endeudamiento

Respecto a la deuda argumentó las diferencias de la economía mexicana y las economías avanzadas demandando respuestas diferentes como las condiciones no propicias para incrementar un bono con un cupón, un catálogo de impuesto, elevación de tasas de ingresos de sectores mermados, descollando la oportunidad para reflexionar con gran responsabilidad sobre la estructura. Para 2021 continuará la pandemia determinando la ejecución de la política económica en un marco de estabilidad macroeconómica y un manejo de las finanzas públicas, no comprometiendo sostenibilidad de largo plazo. Sostuvo que no hay disyuntiva entre la salud, la contención de la pandemia y la economía.

Anunció que darán los primeros adelantos para la adquisición de las vacunas, que el sector financiero impulse condiciones para captar y orientar el financiamiento a los hogares, empresas y proyectos productivos, primordial que la inversión pública y privada en infraestructura impulse la generación de empleos y derrama de efectos sobre el resto de los sectores públicos.

Proyecciones

Las cifras en las proyecciones de finanzas públicas de 2021: tasa de crecimiento del PIB del 4.6%; precio de la mezcla mexicana de exportación de 42.1 dólares por barril, evolución reciente del precio por estimaciones de analistas para los crudos WTI y Brent; empleo de una plataforma de producción de petróleo de un millón 857 mil barriles diarios; un nuevo entorno de demanda y precios; renovado énfasis y eficiencia en la producción de petróleo y de abastecimiento de combustibles por parte de Pemex; agenda privada de producción en 61 mil barriles diarios, mayor en 28 mil barriles diarios comparada para el cierre de 2020; contratos de licencia y producción compartida adjudicados en las dos rondas de licitaciones; inflación anual prevista de 3%; proyecciones de Banxico y una tasa de interés del 4%, una reducción adicional de 50 puntos base durante 2020, estabilidad de la política monetaria durante 2021 y un tipo de cambio promedio de 22.1 pesos por dólar.

Apuntalado el objetivo de la iniciativa de Ley de Ingresos 2021: refuerza y optimiza la recaudación, aprovecha los recursos no renovables, uso de recursos financieros acumulados en el tiempo y para enfrentar el reto de salud y materia económica. Para 2021, pronostica ingresos presupuestarios por 5 billones 538 mil millones de pesos, menos en términos reales en 3% respecto a ingresos presupuestarios en 2020, superiores en 6.4% a los estimados para el cierre del año. Explicó el incremento de la tasa esperada de crecimiento de la economía, la estrategia reforzada de combate frontal a la simulación y evasión fiscal, el aumento esperado en la producción y precio del petróleo, las ventas de combustibles, esto conforme se normalicen las condiciones de movilidad y tránsito de personas y mercancías.

Mirada impositiva

En materia de política de ingresos: no es momento de extender el catálogo de impuestos o incrementar las tasas vigentes, buscan facilitar y transparentar la aplicación del marco tributario, establecer los mecanismos más eficaces de recaudación. No es objetivo que la política fiscal tenga un carácter procíclico como en episodios previos de crisis financiera de finanzas públicas; impulsan medidas tributarias sin presión a la posición financiera de los hogares y las empresas, fortalecen lo relacionado con la red de bienestar social. En cuanto al PEF para 2021, privilegian una conformación balanceada y sensible de la red de protección social, refuerzo de beneficios a grupos más vulnerables, atención a emergencia sanitaria, soporte e impulso a la recuperación económica, sentar bases para un desarrollo más equitativo y durable. Para 2021 propone continuar: el fortalecimiento de los recursos humanos y físicos del sistema de salud, potenciar las capacidades del sector, reducir el déficit en materia de acceso y servicios a la población y ello se traduce en un incremento del presupuesto del sector Salud con un crecimiento de 9.2%.

La demanda del COVID-19 exige reescalar los servicios de salud con reconversión de hospitales, construcción en nuevas unidades médicas, la contratación adicional de 50 mil profesionales de la salud. Anunció para 2021 el doble de los especialistas, ampliación de espacios para residencias y las becas al extranjero. Para educación, mantenimiento de becas a niños y jóvenes de todos los niveles escolares, orientación de los recursos necesarios para que la operación del sistema educativo, incremente su calidad y eficiencia. No habrá afectación para el presupuesto de las universidades públicas. Otro objetivo es robustecer los programas para el bienestar de las personas adultas mayores y discapacitados, resolución de temas de justicia social, liberación de recursos de los hogares para atender diversas necesidades.

Se potencia la inversión en infraestructura con dos objetivos principales: vigorizar la recuperación mediante la mejora de la conectividad interna y con el exterior, en la región Sur-Sureste. Se asegura la continuidad y asequibilidad de los recursos energéticos, apreciado como el principal motor de la economía global en las décadas por venir. Se da incremento a la inversión en 5.3%. Mejoras al sistema de carreteras, aeropuertos e instalaciones marítimas, necesarios para un mayor crecimiento en el futuro y dinamizar al sector de la construcción, generación de empleo y derrama sobre el resto de los sectores productivos. A la vista la recuperación de casi 180 mil empleos en el sector construcción, un PIB equivalente al registrado en 2016.

Extensiones

Federalismo a la vista: 30% del gasto dirigido a estados y municipios, un monto de 1.8 billones de pesos que se traduce como 50% más de la recaudación federal participable. Interpreta un paquete económico 2021 como evidencia del esfuerzo sustancial orientado a fortalecer las transferencias a las entidades federativas y los municipios. Resaltó la ampliación de la capacidad de las reservas del Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF), transferencia a las entidades federativas de la administración del 100% del ISR por enajenación de bienes inmuebles, incentivos económicos en materia de recaudación y control de obligaciones. Sostiene colaboración estrecha con los gobiernos estatales y municipales, el fin es fortalecer la coordinación entre los tres ámbitos de gobierno; acompañar desde la SHCP los esfuerzos para reactivar el crecimiento desde el ámbito local.

En cuanto gasto programable aumentado en 1.3% con referencia al 2000; mayores ingresos tributarios y petroleros para 2021, participaciones, aportaciones y otros rubros de gasto orientados a estados y municipios con el 29.7% del gasto neto total. Apunta la disminución de las tasas de interés y el manejo eficiente de los pasivos públicos con reducción del costo financiero en 2.5%, respecto a la estimación de cierre para el 2020, 3.8 y un gasto no programable disminuido con 4.6% respecto al aprobado en el 2020. Anunció la prefinanciación por las necesidades de deuda en moneda extranjera, la pandemia golpeó cuando se tenía contratado más del 80% de las necesidades de financiamiento externo para 2020; emisión de bonos en los mercados internacionales por 2,300 mdd y 1,750 millones de euros (€), recursos contratados con las tasas de interés más bajas. La crisis de COVID significó condiciones de alta volatilidad en los mercados financieros, obligando a ajustes del programa anual de financiamiento. Destacó la reducción temporalmente del financiamiento en pesos y aumentarlo en dólares, sin exceder el techo de endeudamiento aprobado por el Congreso.

En marzo colocaron 6 mil mdd, emisión que califica como la más grande hecha por el gobierno mexicano, con una demanda de 4.75 veces sobre el monto colocado. Para septiembre finalizaron la contratación de financiamiento externo con la emisión del primer bono soberano, ligado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, por un monto de 750 millones de € y cuya recolocación fue a una tasa cupón de 1.35%, calificada como la segunda tasa más baja en la historia del gobierno. Sostuvo una demanda por este bono de más de 6.4 veces el monto colocado, lo cual refleja la enorme confianza que los inversionistas internacionales tienen en México. Constituye el primer bono soberano en el mundo, ligado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, así México reafirma su compromiso con la Agenda 2030 y confirma su liderazgo con la emisión de instrumentos innovadores en los mercados internacionales.

Vitrales

Resume que el Paquete 2021, fortalece el gasto en las principales funciones: apoyo a la recuperación y el desarrollo de largo plazo, como un balance primario en equilibrio, reducción en los requerimientos financieros del sector público de 4.7%, a 3.4% del PIB. Disminución del saldo histórico de los requerimientos financieros de 54.7% del PIB en 2020 a 53.7% en 2021, con base en las proyecciones actuales de las principales variables macroeconómicas. Señaló como propósitos asegurar la disponibilidad de recursos para esta etapa de reactivación económica, ofrecer un balance público, exclusión de inversión del gobierno federal y de las empresas productivas del Estado, un déficit por 0.7 del PIB, magnitud consistente con la disminución proyectada del saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público.

Destaca como logro el impulso a la economía y reducción de la brecha del potencial de la economía, sustentada en la evolución de los ingresos tributarios y la perspectiva de los precios del petróleo, conforme a lo establecido en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, y su reglamento. Anunció la previsión de una trayectoria descendente durante el resto de la administración como un balance solicitado, hasta regresarlo al equilibrio.

Cita una evolución con cinco factores: eventual normalización de la actividad económica tras la disponibilidad de una vacuna contra el COVID-19; mejores condiciones en el mercado petrolero; beneficios de corto y largo plazo por el desarrollo de infraestructura; impulso por el T-MEC al comercio y la inversión; y, finalmente, la profundización del sector financiero asociado al crecimiento del ahorro que, se espera, genere la reforma de pensiones.

Reconoce la iniciativa de reforma como perfectible: privilegia un gasto esencial para el bienestar, un presupuesto en materia de salud, de programas sociales, gasto en infraestructura, en educación, apoyo al campo y a los sectores productivos y mantiene su magnitud en términos reales.

El objetivo es no perder de vista que la lucha contra el COVID es la principal prioridad de la política pública en 2021, aprendizaje de que no es asunto de unas cuantas semanas, como pensaron epidemiólogos en marzo, sino es algo con lo que tendremos que convivir en el mediano plazo. Propuso adaptar la economía, espacios de trabajo, convivencia diaria ajustados al virus, retomar la agenda que ayude a construir un México más próspero y justo, fortalecimiento de las redes de protección social, un sistema financiero incluyente y profundo y un país que dé oportunidades reales a todos; a la población urbana, del campo, a los jóvenes, a los adultos mayores, a los indígenas y en particular a las mujeres.

Y a la exposición de motivos las preguntas de los diputados marcando el rumbo, la coincidencia o definiendo la diferencia.

Artículos Relacionados