Protocolo del IMSS para el Buen Fin

Autor Congresistas
90 Vistas

El COVID no detiene la celebración anual del Buen Fin, sino que es un respiró para la economía y la oportunidad para muchas personas para que puedan disfrutar de este evento anual por su diversidad de ofertas a precios de oportunidad. Así todos los escaparates promueven las ofertas entre las luces de sus escaparates.

Y para esa oportunidad, la otra oportunidad, la del protocolo anunciado por el director general del IMSS, Zoé Robledo Aburto, como una guía de principios y hábitos de conducta que debemos seguir para convivir en una nueva realidad de sana convivencia comercial, ante una pandemia que no parece tener fin hasta tener una vacuna.

La vida sigue y no puede detenerse y debe continuarse con medidas de sanidad como protección personal y la protección de otros. No podemos renunciar a una protegida y sana convivencia, asumiendo que ello consiste en seguir una serie de medidas con responsabilidad para lo que se ha convenido en identificar una nueva realidad.

El IMSS se ha propuesto poner en marcha una serie de protocolos de sanidad para realizarse durante la celebración del Buen Fin. Son reglas sencillas que deberán aplicarse y seguir todas las tiendas departamentales y de autoservicio a fin de evitar enfermedades respiratorias. El Instituto recomienda, uso de dispositivos electrónicos para realizar compras y pago de productos, medidas periódicas de desinfección y limpieza, disponer de insumos de protección personal para el uso de los empleados, entre otros.

En el marco de la conferencia matutina de López Obrador, Robledo Aburto presentó un sencillo pero indispensable catalogo de medidas que deben formar parte de nuestros nuevos hábitos para que evitemos contagios y afectaciones personales, además al mismo tiempo fortalecernos para no convertirnos en agentes contagiosos para otras personas, incluso amigos y familiares.

Para participar sin riesgos en un evento anual cuyos atractivos comerciales y ofertas convocan a la asistencia de miles de compradores y que promueven ofertas también miles de comerciantes en diferentes productos, que además se traduce en la reactivación de la economía, y entre estas la del empleo, conviene considerar que no se administran vacíos ni aristas de relajación en el combate a la pandemia y menos el olvido para la seguridad de las personas.

En su participación el director del IMSS, despejó las líneas generales de las estrategias que la institución ha planteado con rango de seguridad para los trabajadores que sostienen una relación directa con el público, recomendando como primera medida el uso de cubrebocas y el empleo de instrumentos de protección ocular o facial, como lentes o caretas transparentes, lo que recuerda la necesaria protección de las vías respiratorias en época de invierno.

La institución recomienda a sus derechohabientes, a los trabajadores y a todas las personas que se animen para acudir a hacer compras que se les presenta como una oportunidad anual, lo haga “de forma individual, sin la compañía preferentemente niños, tratando en la medida de lo posible el pago con tarjetas de crédito y así evitar el contactos y circulación de dinero en efectivo.

El protocolo, al decir del maestro Zoé Robledo, de igual forma como mecanismo más de seguridad, contempla el establecimiento de horarios para las personas adultas mayores, además de que se advierte sobre el riesgo de aglomeraciones que suelen distinguir a estos eventos, lo que lleva a precisar que los aforos máximos en tiendas y centros comerciales no excedan del 30% en semáforo naranja y 50% en semáforo amarillo.

Explicó el funcionario que, entre los mecanismos de seguridad, al ingresar a los establecimientos se tomará la temperatura preferentemente en la frente, además el que se contará con protocolos para sanitizar áreas, superficies, objetos de contacto, de uso común y se designará a un grupo de personas responsables de la implementación, seguimiento y supervisión de las medidas. Advirtió que en el caso de que el establecimiento cuente con una sola vía de acceso, está se dividirá por barreras físicas, una de entrar y otra de salida, además de señalizaciones o marcas en el piso para que los clientes y trabajadores, puedan atender las recomendaciones de respeto a la sana distancia.

La preocupaciones del IMSS por la salud, incluyen avanzar en el sentido de la construcción de nuevos hábitos o el reforzamiento de otros, por lo que recomienda del empleo de prácticas de sanidad que van más allá de convertirse en una estrategia exclusiva para el Buen Fin, y avanzar en una nueva realidad como es la del conocimiento a distancia, ofreciendo cursos en línea gratuitos, llamados CLIMSS, dirigidos no sólo a proveedores y clientes, sino al público en general, a fin de que adopten medidas en sus centros de trabajo y conozcan más las recomendaciones.

Dio a conocer a los interesados que para el curso en línea “El Buen Fin en la Nueva Normalidad” se han logrado 39 mil 612 inscripciones con una tasa de terminación del 82%. Explicó que, para alguna asesoría directa y gratuita, el público puede comunicarse al número telefónico 800 953 01 29. Se aprecia que el IMSS tiene para la celebración del Buen Fin una estrategia de estas acciones que definen un objetivo que es evitar contagios y promover que el evento contribuya a la reactivación económica y no a esparcir el contagio.

El protocolo según informó el director del IMSS, es un conjunto de acciones que son el resultado del trabajo coordinado que se ha realizado con la Concamin, Concanaco, la Asociación de Bancos y la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales, a fin de establecer las estrategias de seguridad para la reapertura de los sectores de la economía para recuperar la de las empresas, pero también la de las familias en un marco de reglas de sanidad.

Sostuvo el funcionario que se trata de un trabajo coordinado que ha permitido establecer estrategias para un Buen Fin seguro, a partir de tres ejes: reuniones periódicas, a partir del 8 de septiembre, con el fin de establecer los criterios que equilibren la salud y la seguridad sanitaria; el uso de la plataforma CLIMSS, y una lista de cotejo continuo con 19 temas referentes a la vigilancia.

Zoé Robledo incursionando en los datos, manifestó que en la plataforma IMSS Nueva Normalidad, a la fecha hay 124 mil empresas registradas que han hecho la autoevaluación de sus protocolos para el retorno seguro a los centros de trabajo. Corresponde ahora a los asistentes al Buen Fin disfrutar de un evento que convoca a una gran asistencia a observar un marco de sencillas reglas de sanidad para la protección de todos en la emergencia sanitaria que todos compartimos.

Artículos Relacionados