INAI de capa caía y de chalequito

Autor Congresistas
27 Vistas

A más de un año de la pandemia es necesario hacer un balance sobre la conducción de la información, transparencia, protección de datos a cargo del INAI. Hay muchas inquietudes que se enlistan en un largo periodo que han puesto a prueba los derechos humanos, derechos sociales y confinamiento en un contexto de pandemia, contagios, muertes y obligaciones constitucionales como también de garantías.

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), se encontraba como otros órganos en la cresta de la discusión y cuestionamiento sobre su funcionalidad y autonomía a cargo del Presidente de la República que ponía bajo la ruta las responsabilidades y resultados de los órganos electorales y de manera especial al Instituto Nacional Electoral (INE), e INAI, que se había conducido con una doble faz, una que arrojaba resultados informativos como la investigación de la Casa Blanca y otras en un escaparate cont pretensiones políticas y cargo del erario público que respaldaba un Presupuesto monumental de más de un mil millones de pesos.

No quedaba ningún vestigio de aquel IFAI que experimentaba la elevación de la información como un derecho constitucional, por el diputado Gustavo Parra, durante la administración del presidente Vicente Fox. Nada de esa austeridad, rigor encabezado en sus primeros tiempos con la Presidencia del IFAI en aquel entonces, Alonso Lujambio y Jacqueline Peschard.

¿Cómo entendieron sus responsabilidades los comisionados del INAI tras más de dos décadas de la alternancia? ¿Comenzó la crisis con la presidencia de la comisionada que tras su responsabilidad se convirtió en diputada federal? ¿Convertido en plataforma de publicidad y de servicio a la escalada la política de comunicación social más que a una cultura de derechos se tradujo en puestos públicos? ¿Cuál es la responsabilidad del INAI en la construcción de una cultura de la información, transparencia y protección de datos personales?

¿Cómo se tradujo en un esfuerzo transparente de información y transparencia el sistema web de las plataformas del gobierno durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto? ¿Cómo se entendió la garantía como derecho a la información en la Presidencia de Andrés Manuel López Obrador en el sistema de las páginas web de las dependencias oficiales? ¿Qué informaciones debe de tener la página web de cada dependencia cuando observamos que no cuentan con la dirección de su ubicación, números telefónicos de conmutador, listado de funcionarios?

¿Cuáles fueron las responsabilidades de las dependencias que brindan servicios en la pandemia y se vieron atendidas por guardias? ¿Qué hay de licencias, permisos, pagos de servicios, renovación de documentos, apertura de negocios, derechos, testamentos, actas de nacimiento, certificados de defunción, constancias de estudio?

¿Cuáles son las políticas implementadas para promover una cultura de la información y la transparencia recién instrumentada por el INAI? ¿Qué hay de una campaña a favor de la protección de los datos personales y sus beneficios? ¿Cómo explica el INAI que instituciones bancarias dispongan de una bodega de datos personales en el uso de la promoción de servicios?

¿Cuál es la información que dispone el INAI para promover en mas amplios sectores o nichos de la población una cultura de la transparencia y de la información durante la pandemia?

En el distanciamiento entre el Presidente de la República y los órganos autónomos lo que más se veía recrudecido en el conflicto lo que fue el INAI y el INE, incluso se ha hablado que al segundo lo esperaran cambio profundos de ley, incluso una renovación de su consejo empezando por el relevo del consejero presidente y otro consejero más.

Sobre el INAI hay que decir que también ha sido señalado por el presidente de no haber cumplido con sus responsabilidades y por contar con un presupuesto público excesivo. La queja va en el sentido que no se hizo cargo de las denuncias de otras administraciones, olvidando lo ocurrido con la Casa Blanca durante la gestión de Peña Nieto y la compra de toallas en la administración de Fox. Y es que la confrontación empezó diluirse hasta derivar en una suerte de sesión de autonomía y al pulso de una pieza de reconocimiento del Ejército por la construcción del aeropuerto de Santa Lucía que hizo estallar las redes de indignación al ver uniformados a los comisionados del INAI.

¿Qué espera el INAI del gobierno de la 4T y qué debe esperar del INAI del gobierno de la 4T, de los Poderes de la Unión y otros organismos públicos? El caso es que se vive la experiencia de una información controlada desde la presidencia, la exclusión de los medios de comunicación alterna, de discriminación de lectores y audiencias.

Las tareas encomendadas por la Constitución al INAI resultan fundamentales para nuestra democracia, orden y legalidad, para un gobierno que se reconoce como de la Cuarta Transformación y se define de cambio estructural, cuyo mensaje y misión no está de entrada presente en las políticas de comunicación, información y transparencia que se recrudecen con la pandemia y la renuncia del propio INAI de sus tareas constructoras de ciudadanía.

Al paso de los tres años del nuevo régimen de gobierno en el que no parece estar inscrita la transparencia y la solides del dato, del registro, de la información estructural, el INAI suele lucir resquebrajado por decir lo menos ¿cuándo esperar que los datos sean la armada de las nuevas estructuras que han reclamado las urnas?