En la mañanera se construye el relato (segunda parte)

Autor Congresistas
97 Vistas

Estudioso de los procesos políticos y sociales, investigador, analista, consultor, conferencistas, líder de opinión y maestro, exconsejero y exdirector del Instituto Electoral del Estado de México, Juan Carlos Villarreal Martínez, en una interesante y larga charla, de la que hemos publicado la primera parte, nos habla de que nos encontramos en situaciones inéditas, señales de una una nueva época. En esa secuencia de transformación se Incluye esa dolorosa transición entre lo que va en declive y lo que aún no acaba de emerger.

No ignora la aparición de una nueva generación, pero tampoco de la confrontación de estas nuevas generaciones de la ira social y de la agresión. Con amenidad nos lleva por los espacios de la competencia política, de la articulación de fuerzas política y de la debilidad y falta de articulación de oposiciones, de sus entretelones y protagonistas, sus motivaciones y las estrategias y tendencias que influyen en la intencionalidad y rumbo de la reconfiguración del sistema político mexicano. la dinámica de sus protagonistas y las distintas visiones de principios democráticos y entre ellos los sociales.

Nos habla de nuevas generaciones y de sus desencuentros lo que apunta en el sentido de una nueva comunicación política que también subraya otra de contrates, alternativas, reivindicaciones en las que se ubica la oposición, en las que se cruza la trivialización de la política y su ejercicio, una dinámica de exclusivas de las elites del poder ciudadano y los factores de poder. En el pasado despacho la charla concluye con el objetivo del presidente López Obrador en la reconfiguración del sistema político mexicano para “conseguir una mayoría”, lo que supone “la desaparición al menos de sus dos rivales ideológicos, no son rivales ideológicos en el sentido literal, corrijo, supone el condicionamiento de sus dos contrincantes en términos de la esfera que compiten en el mismo digamos margen, en el mismo contorno, y me refiero al PRI y al PRD”. Y agregó Villarreal Martínez, “ambos representan ese centro imaginario que hoy representa Morena y tendrá que someterlos, conquistarlos o desaparecerlos, lo que suceda primero y depende en buena medida del contraste, ahí sí, ideológico que le ofrezca la derecha”.

¿Y en la remodelación del modelo político no va un nuevo modelo económico?

Pero sí lo van a seguir manteniendo porque no hay otro que lo supla. Ese modelo neoliberal ahí va a seguir, digamos, es la madera que alimenta la hoguera discursiva. Claro, es que ese modelo lo va a seguir alimentando porque nuevamente ese es el discurso de “lo otro” que hay que combatir y sin el cual perdería la naturaleza el discurso de Andrés Manuel, eso es necesario para su discurso de contrastes. Pero lo que me parece, dicho lo anterior que es muy relevante también, va a seguir conviviendo con el modelo neoliberal porque no tiene de otra, pero tendrá que seguir impulsando su agenda de lo social.

Y su agenda de lo social va a llegar un momento, creo que ya llegó, en donde no habrá recursos suficientes para hacerle frente a los efectos de una crisis económica y que no nos ha reventado en la cara porque hay un tratado de recursos de los connacionales al país que bien a bien no sabemos si es de propiamente de gente que manda dinero a su familia por ese mecanismo de lavado de dinero del narcotráfico, no lo sabemos bien a bien, pero las remesas siguen llegando y eso es un soporte fundamental para la economía del país, ha jugado en favor de la 4T, eso ha impedido que nos reviente en la cara una crisis, y entonces nuevamente la operación política del presidente va hacia esa lógica, seguir construyendo una mayoría que le permita suplir ese viejo modelo del priismo por una nueva forma de organización política que no sé de qué corte sea en lo estructural, pero sí lo sé en el corte del líder, será de un liderazgo centralista de corte autoritario, no tengo la menor duda, hacia allá está construyendo, hacia allá vamos avanzando, ojalá no se consolide, pero los datos como son duros y fríos, me permiten ver que eso sigue creciendo.

No estamos ante la democratización como un ideal del poder, sino en una deconstrucción de poder que no es desconocida

Sí, es que “estábamos mejor cuando estábamos peor”, como dice el dicho. Porque ahora lo que viene, y ojalá me equivoque, pero si no me equivoco, ese modelo de centralización parte de ese viejo modelo leninista, que Lenin proponía, si no mal recuerdo de las viejas lecturas, un modelo de democratización centralista y entonces decía “hay que fortalecer al liderazgo que puede hacer las transformaciones y todos los demás tienen que someterse a esa división centralista porque es el único que puede articular los esfuerzos dispersos que hay tanto en el territorio como en las organizaciones”, no es gratuito que el presidente centralice, tenga el control, porque es el único que tiene la película completa, si tú quieres, la va adaptando día a día como director de escena y ahora nos lleva a discutir quién es quién en las noticias, no puede haber mayor despropósito que el presidente, el Ejecutivo descalifique a los medios, pero ahí estamos.

Si no me sorprendió a mí el tema de la mañanera porque lo conocí con Hugo Chávez, él tenía su programa los sábados, luego lo convirtió a un programa cotidiano, y lo hizo Rafael Correa en Ecuador, y Rafael Correa, para los que no lo sepan, tenía un programa muy similar a ese de los miércoles en donde se dedicaba a cuestionar lo que aparecía diario en la prensa. Me tocó verlo en Ecuador, y cuestionando en tiempo real una noticia. Decía la noticia: “El presidente estuvo reunido tal, tal, tal”, y a la media hora o a la hora el presidente salía y decía: “A ver, el periódico tal dijo tal cosa y no es cierto, yo he estado en esta reunión” subía sus imágenes y contrastaba a los medios en tiempo real, yo lo vi esto en el 2013, 2014.

No me sorprende lo que está pasando en México, creo yo que vamos para allá, un modelo que además no celebro, que no estoy de acuerdo pero que opera muy bien para el modelo latinoamericano que es este modelo autoritario, el autoritarismo que está inscrito en la encuesta, en el Latinobarómetro desde hace varios años y México es el país que más aprecio ha perdido por la democracia, creo que solamente nos supera Honduras, pero en los últimos veinticinco años México ha perdido mucho aprecio por la democracia y ha crecido digamos la lógica autoritaria. Cuando se les pregunta: ¿Qué prefieren, un gobierno que te consulta antes de tomar decisiones, o un gobierno que resuelva problemas aunque no te consulte? Y la gente prefiere lo segundo, claramente en los últimos años.

Interesantes observaciones en un contexto de sucesión adelantada o reelección.

No, no, y además eso está documentado en términos de estudios donde no hay reelección los líderes populistas dejan el poder en el mismo sistema democrático, lo cual no quiere decir que no sigan teniendo el poder, dejan a un intermediario, lo hizo Rafael Correa con este dirigente vicepresidente que luego terminaron peleados, pero dejó a su sucesor; lo hizo Lula da Silva con esta presidenta, Dilma Rousseff; lo hizo Tabaré con Pepe Mujica en Uruguay, es decir, lo hicieron en Argentina, no resurgió del todo en Perú pero ya recuperaron el espacio de representación. En Bolivia, Evo Morales tuvo complicaciones, pero al final logró tener mayoría en el Congreso, es decir, el modelo que no requiere como condición sine qua non que se reelija el presidente. Lo importante es que el modelo continúe y eso me parece, ahí están los números. Se requirieron doce años, aquí apenas llevamos seis y allá los períodos son de cuatro, allá tres periodos se mantuvieron en el cargo, tres periodos al menos.

Pensé que con el COVID podrías hablar para la recuperación económica con regímenes de economía mixta.

Qué tuvo que suceder para que Sauri tuviera un rol protagónico o Beatriz Paredes tuviera un rol protagónico en estos momentos. Qué tuvo que suceder para que Manlio Fabio que fue un actor fundamental en la transición democrática, esté donde esté ahora. El modelo autoritario del PRI montaba la lógica en la disciplina, en un modelo donde nadie podía opacar al presidente y entonces mentes brillantes con un presidente priista pues simplemente no funcionaba, tuvieron que funcionar y funcionan cuando no hay un presidente priista, ese es el momento. No hay un presidente priista entonces la Sauri nuevamente crece, habla y la escuchan. El caso de Beatriz Paredes, habla lo mismo de hace treinta años, pero hoy en una explicación distinta y pasó con Manlio Fabio Beltrones en el periodo del PAN de los dos del PAN, brilló porque no había un presidente priista.

En este momento nadie va a brillar y nadie va a opacar al presidente López Obrador porque, insisto, en eso Morena trata de reconfigurar un nuevo poder pero con el viejo modelo autoritario de corte priista, entonces nadie va a opacar al presidente hasta que sea la sucesión presidencial, que tú ya advertías, lo que viene, sí, pero mientras está el 22’ y el 23’, y hay que sacar esas elecciones locales, hay que ganar espacios y se va consolidando, creo yo, particularmente el Estado de México, entonces el script del presidente seguirá siendo el que cante, el que dicte el futuro. Si en el 2023 Morena gana el Estado de México, me parece que habrá avanzado en esta lógica de consolidar este recambio político del país, esta reconfiguración política del país.

En esta visión resulta de interés la presencia y contribución de la clase media, cuando implica movilización social, esa movilización que del campo iba a la educación básica y luego a la universitarias y al postgrado y de ahí al poder político.

Pero eso sigue estando ahí, lo que no tenemos es un discurso que aglutine a esa clase media, pongámosle número, antes éramos 40 millones de pobres en un país de 120 millones, quiere decir entonces que 80 millones no eran pobres, entonces, si mayoritariamente la clase media, estadísticamente la podemos ubicar en uno o en otro lado, lo cierto es que ha prevalecido el discurso de la pobreza en un país que no es pobre, ese es el gran dilema y entonces necesitamos a alguien que articule esa realidad de los otros 80 millones de mexicanos que no son pobres o 70 millones, si le quieres agregar y sumar 50 millones de pobres. Hay otros 70 que no lo son, es una mayoría, ahora quién va a aglutinar esa mayoría, bueno ya vimos cuando menos parte de esa mayoría la representó Andrés Manuel. Ahora, el gran dilema es quién va a representar a esa mayoría que se asume como no pobre.

Pues no es acabar con la clase media, sino es, como te dije, el subjetivizar al individuo, entonces esa clase media tiene que cambiar de valores en la lógica del presidente y de la 4T y tiene que pensar más en lo social y menos en los privilegios y habiendo una mayoría de mexicanos que coinciden en ese planteamiento me parece que mientras no se construya un discurso que lo contraste, cuando menos que ofrezca una alternativa distinta, pues el presidente seguirá teniendo razón.

Hay una clase privilegiada, lo sabemos, que se ha aprovechado de los cargos públicos, se ha aprovechado de las relaciones políticas y ha construido millonarios como en ninguna otra parte del mundo cada sexenio, es una realidad y entonces eso está ahí permanentemente en el ideario colectivo. Cómo ofrecer una realidad distinta, cómo plantear un esquema distinto, ese es el gran reto de los líderes políticos y de los partidos, ahí está el reto, a lo más que puedo llegar es a diagnosticar, recetas o propuestas no las tengo y además qué flojera, eso le toca a oros.

Los derechos humanos como la regla de oro, la equidad, la justicia, cómo que eso no se nota.

No, no, ahí está el último reporte sobre justicia, lo que presenta la Universidad de las Américas y el Instituto Hopkins y pues nos deja muy mal, entonces. Hay muchos temas de qué platicar, pero yo, al contrario, celebro que me des la oportunidad de conversar contigo y por supuesto que estoy abierto, cuando tú lo consideres, para volver a charlar. Estoy como siempre a tus órdenes y me encanta platicar contigo, que ya nos la debíamos esta plática larga.

Artículos Relacionados