Machismo y sobrepoblación: dos problemas entretejidos que perjudican al país

Autor Herminio Medina Rojo
320 Vistas

Oscar Negrete

En los años noventa abundaban en la televisión abierta comerciales del Consejo Nacional de Población (CONAPO), con una frase icónica sobre la planeación familiar: “Planifica, es cuestión de querer”.

Al paso de los años, los gobiernos de nuestro país disminuyeron el presupuesto y visibilidad de la CONAPO, y el crecimiento demográfico siguió siendo irresponsable y poco planificado. Si bien en las grandes ciudades con acceso a más y mejor educación el tamaño de las familias comenzó a disminuir, en el resto del país, muchos núcleos de población, manipulados por ideas religiosas o por simple machismo, han tenido hijos a pasto y que, al no poderles dar la atención y oportunidades competitivas suficientes, continúan ciclos de miseria, de pobreza, de marginación, de exclusión o de delincuencia. No se ha usted preguntado ¿de dónde salen tantas personas que se unen a la delincuencia organizada? ¿Cómo crecieron? ¿Qué oportunidades tuvieron?

La libertad de procreación es un derecho humano, que debe procurarse sea libre e informado, basado en posibilidades reales de darle a la descendencia oportunidades educativas, laborales y un núcleo familiar que le permita un desarrollo sano en un entorno seguro y armonioso, oportuno e ideal para desarrollar sus capacidades y habilidades de forma plena. Con atención, amor y guía.

No obstante, lo anterior, el machismo en la cultura mexicana ha prevalecido con sus aristas agresivas, sobre la razón, la prudencia y la pertinencia.

El machismo ha mantenido a las mujeres con menores oportunidades laborales y educativas que los hombres. Ha hecho prevalecer prejuicios lamentables sobre el carácter de las mujeres y su capacidad profesional. En el ámbito personal, el machismo se ha impuesto como forma de dominación ideológica y física, con actitudes tan deplorables que incluyen el que los hombres no utilicen preservativos, se los quiten sin consentimiento de la mujer y que fuercen a las mujeres a tener intimidad con ellos en esas condiciones.

Derivado de ese machismo, han acaecido embarazos no deseados y una planificación familiar nula, que sobrecarga a las mujeres con responsabilidades que no siempre desean asumir voluntariamente. A lo anterior, se suma la ideologización religiosa, como justificación de la barbarie, de que hay que tener “los hijos que Dios mande”, reduciendo a las mujeres a ejecutoras de una voluntad metafísica que solo se manifiesta con la decisión unilateral masculina y su abuso frecuente.

Es evidente, que entre menor número de hijos se tenga, mejor calidad de vida se les puede proporcionar. O sea, atención, tiempo, recursos y oportunidades para aprender y desarrollarse plenamente en diversas actividades, proporcionarles la guía y la orientación adecuadas, así como la paciencia para lidiar con sus problemas y frustraciones.

Madre e hijo

Desafortunadamente, aún existe una actitud irresponsable de muchos varones que no respetan los deseos educativos y profesionales de las mujeres, tal vez heridos en sus egos de verlas crecer y sobrepasar lo que ellos mismos pueden lograr. Tal vez cegados por el fanatismo religioso, o por el ego de ver crecer su progenie, aunque sea en deplorables condiciones.

Así, el tener hijos de forma irresponsable o una “familia grande” solo por el gusto propio de hacerlo, constituye una actitud irresponsable, egoísta y depredadora de los recursos del planeta, lo cual, a la larga repercutirá en el bienestar de generaciones futuras, ya que el consumo excesivo de recursos naturales por una población que crece sin orden ni planeación, únicamente derivará en costos económicos y ambientales que lógicamente traerán conflicto social en el futuro cercano.

Es momento de recapacitar y comprender que una actitud de planificación familiar responsable implica la procreación mesurada, libre, espaciada, informada y responsable, que derive en que los hijos tengan mejores oportunidades y no que se conviertan, a la postre, en víctimas de su propio origen, es decir, provenientes de familias grandes sin mucha oportunidad, atención, y a la merced de aquello, bueno o malo, que la fortuna les arroje. Familias grandes, sin la atención, la guía y las oportunidades apropiadas, son la mejor forma de sentenciar a los hijos a la mediocridad, y al planeta a la extinción de sus recursos.

Artículos Relacionados