El gran reemplazo, la guerra de los bebés y
otros conceptos racistas en los EEUU

Autor Congresistas
396 Vistas

Oscar Negrete Reveles

Es del dominio público que actualmente vivimos en un contexto en el que el racismo ha resurgido con un poder feroz en las sociedades de occidente, principalmente motivado por la ideología populista ultranacionalista, el fundamentalismo religioso y las migraciones masivas contemporáneas.

La historia del ser humano se ha forjado sobre la migración. En la prehistoria, grupos humanos con características y valores comunes, migraban de lugar en lugar en busca de mejor clima, suelo para las cosechas y menos peligros que sortear para establecer sus comunidades.

Actualmente, los asentamientos que comparten elementos comunes como cultura, historia, idioma, religión, etcétera, se han denominado países soberanos. No obstante, la tendencia intelectual y jurídica en occidente se encamina a reconocer y respetar a los seres humanos con base en valores comunes como la dignidad, el respeto a los derechos humanos, el cuidado de su medio ambiente, la gobernabilidad democrática, la independencia de poderes, el desarrollo económico responsable y sostenible, y otros principios de desarrollo humano de aplicación común y universal, (benéficos sin distinción de ideología), y no con base en su pertenencia a una nación u otra.

Empero, el tránsito hacia una etapa de integración humana sin distingos superficiales está plagado de baches ideológicos que impiden nuestro desarrollo e integración, por odio y reticencia a visualizarnos entre nosotros mismos como seres humanos iguales. Uno de esos baches es el racismo que también evoluciona en sus manifestaciones y expresiones de odio.

Comentaré acerca de dos conceptos racistas que son relevantes a la comunidad hispana por estar directamente dirigidos contra ella y contra otros grupos minoritarios: El gran reemplazo y la guerra de los bebés.

El gran reemplazo es la teoría racista que postula que la raza blanca está siendo eliminada paulatinamente por otras razas a través de los nacimientos excesivos de bebés de otras razas, principalmente hispanos. Es decir, estadísticamente, la expresión demográfica y poblacional de los EEUU incrementa en el porcentaje hispano mucho más rápido que el de otras razas. Este fenómeno social, ha generado posiciones de ¨reclamo¨ a las comunidades latinas que históricamente tienen muchos más hijos que las comunidades llamadas blancas o caucásicas. El reclamo de los extremistas ultranacionalistas se basa en el número desmedido de hijos poco o mal atendidos de las comunidades latinas que termina por tener un costo social alto en servicios humanos, públicos, escuelas, hospitales, etcétera.

La clase media autodenominada blanca o caucásica, ha gozado de una situación económica más favorecida que le ha permitido acceso a una mejor educación y oportunidades laborales históricamente, lo que ha tenido como consecuencia una planificación más ordenada, espaciada y responsable de sus descendientes. Esta diferencia en los patrones de reproducción de las comunidades mencionadas, ha generado un resentimiento profundo en contra de las comunidades hispanas percibidas como un elemento social que incrementa la pobreza en las comunidades estadounidenses.

Por otro lado, la ¨guerra de los bebés¨, es otro concepto racista, íntimamente relacionado con el anterior, y que por sí sólo se explica. Está enfocado también en contra de las comunidades hispanas y basado en aspectos políticos como la ¨reconquista del territorio¨ otrora mexicano. Es decir, en virtud de que el aumento poblacional de la comunidad hispana es más pronunciado en los estados fronterizos de California, Arizona, Nuevo México y Texas, los grupos racistas han argumentado que ante la incapacidad militar y política de México para retomar los territorios que EEUU obtuvo de México en el pasado, la reconquista mexicana se está realizando por conducto de la reproducción desmedida, enfocada en obtener ayuda y asistencia de los servicios sociales estadounidenses, encareciendo los servicios y los impuestos para la ¨clase media blanca¨. Como es sabido, los grupos hispanos nunca se desvinculan totalmente de sus países de origen ni de su cultura, lo cual incluye el idioma español y la religión principalmente y, –a los grupos más radicales– les molesta la ¨falta de integración¨ de los grupos minoritarios a la cultura ¨propia¨ de EEUU.

Te puede interesar: Joe Biden en la presidencia

El gobierno de EEUU ha tomado medidas importantes de investigación y persecución de delitos de odio, pero la explosión del uso de redes sociales para expandir mensajes ultranacionalistas ha incrementado la presencia del racismo en esa nación. Así, a medida que continúa la siempre viva evolución social, es importante que el gobierno mexicano, a través de su misión diplomática en EEUU, mantenga una supervisión y monitoreo de los grupos radicales ultranacionalistas y las tendencias de crímenes de odio en EEUU, para acrecentar la protección y asistencia consular a la población mexicana y descendiente de mexicanos en las comunidades de EEUU.

Artículos Relacionados