Religión y abuso de poder

Autor Congresistas
896 Vistas

Oscar Negrete Reveles

La espiritualidad es uno de los aspectos más delicados e importantes en los seres humanos y una de sus manifestaciones es la religión. Desafortunadamente, la religión ha sido utilizada, en muchos casos, para controlar el comportamiento de las personas, a veces de manera ilícita y abusiva, a través del terror y la manipulación psicológica manifiesta en amenazas metafísicas.

Repasemos algunos ejemplos de abusadores religiosos:

En Clark Fork, Idaho, Estados Unidos, conocí a un pastor luterano. Nada tenía de santidad, ni de bondad, ni de espiritualidad. Era un manipulador abusivo que engañaba a las personas abiertamente. Se hizo pasar por amigo de una viuda. Por supuesto, la viuda tenía mucho dinero y, en la soledad, la viuda confió en él para manejar su cuenta de cheques. Al poco tiempo, el pastor desplegaba mayores signos de riqueza, proveniente de los recursos de la viuda. Asimismo, el pastor convenció a la comunidad de donar recursos para la creación de un negocio de molienda y venta de café, cuyos ingresos se destinarían a misiones cristianas en el extranjero. El astuto religioso obtuvo los recursos y montó el negocio de café, pero no hubo misiones en el extranjero que recibieran la ayuda económica. Lo único que sucedió fue que el sagaz hombre aquel se enriqueció a costa de la fe de las personas, que donaron su dinero para un noble fin misionero, esperando una recompensa ultraterrena, y solo vieron convertir su ilusión en la riqueza de su líder.

En México, aunque nunca lo conocí personalmente, tuvimos el caso de Marcial Maciel. Extinto líder religioso que estuvo involucrado con instituciones educativas mexicanas de élite. Creador de los Legionarios de Cristo, llamados en México –a tono de burla–, los ¨millonarios de Cristo¨, abusó sexualmente de varios menores de edad, por varios años. Al salir el escándalo a la luz pública, el Papa Benedicto XVI le ordenó dejar el ministerio y llevar ¨una vida de penitencia¨. Maciel murió en la impunidad, sin que lo alcanzara el brazo de la justicia. Su orden religiosa, lejos de ser desintegrada por el Vaticano, se sostiene operando en México normalmente. El dinero que fluye por el pago de las colegiaturas en las escuelas de su orden religiosa es sustancial y probablemente algo de ese dinero llegue al propio –silencioso y discreto– Vaticano.

Otro caso mexicano es el de Naason Joaquín García, líder de la secta religiosa ¨La Luz del Mundo¨. Usó su posición de autoridad religiosa para abusar sexualmente de menores de edad. Fue condenado por ese delito en el estado de California y sentenciado a 16 años de prisión. El juez, al darle su condena, le ratificó que con la evidencia disponible quedaba claro que era un depredador sexual.

Por último, queda el caso de Warren Jeffs, preso de por vida en el estado de Texas por abusar sexualmente de mujeres menores de edad. Jeffs es el líder de la secta fundamentalista de Los Santos de los Últimos Días, conocida como FLDS, por sus siglas en inglés. Esta secta practica la poligamia y mantiene un estricto control ideológico, social y sexual sobre sus miembros, especialmente sobre las mujeres. Los mantienen ignorantes, sin educación, alejados del mundo y amenazados con castigos sobrenaturales y metafísicos en su ¨existencia¨ post-mortem. Warren Jeffs prohibía la educación superior para las mujeres con el objetivo de hacerlas depender enteramente de su comunidad al no contar con instrucción técnica que les permitiera tener un trabajo o vida independientes.

Desde el pastor de pueblo pequeño hasta el líder de la secta poligámica, nos encontramos con elementos comunes con los que hay que tener cuidado. Es decir, personas manipuladoras, controladoras, astutas y abusivas dispuestas a sacar ventaja de cualquier situación sin ningún filtro ético o moral. Ejercen el poder sobre sus feligresías con fiereza y celo, y se benefician a sí mismos y a sus familias a costa de su comunidad. En sus delirios de opio religioso, asustan a las personas y las influencian para ganar y abusar de su confianza en todos los aspectos de la vida, siendo los más evidentes el económico y el sexual.

He puesto los ejemplos anteriores para recordar la importancia que tienen la educación y la libertad en el pensamiento humano. Debemos tener presente que la religiosidad y la espiritualidad son útiles y beneficiosas a la existencia cuando traen consigo paz, tranquilidad, solidaridad y compasión. Cualquier líder u organización religiosa que sea intrusiva en la vida económica e íntima de las personas, debe ser evitada por las personas. Sus promesas deben ser ignoradas. Solamente la educación conduce a la libertad y florecimiento del espíritu humano.

Artículos Relacionados