Marcelo Ebrard con senadores

Autor Congresistas
111 Vistas
  • Tiempos de pandemia
  • Fuertes vínculos mundiales
  • Reforzada la multilateralidad

No cabe duda que en nuestro país la presencia de coronavirus se traduce en grandes lecciones cívicas y políticas. Cada día de la cuarentena estuvieron a la vista las fortalezas y debilidades de nuestras instituciones, de los tres Poderes, los tres órdenes de gobierno, los sectores, pero también desfilaron las urgencias y asignaturas pendientes y la actuación oportuna del Congreso federal, tomando nota de ley.

México vive hoy condiciones de excepción, exigencias y circunstancias impuestas por una pandemia mundial que genera la quiebra económica, la pérdida de millones de empleos y con múltiples efectos. En perspectiva la gobernabilidad en México con un sistema político plural, con el liderazgo de un Poder Ejecutivo que está en permanente agitación y tensiones y en escena un Congreso de la Unión activo.

En condiciones inéditas y especiales corren los tiempos tanto para la Cámara de Senadores como también para la de Diputados frente a grandes desafíos. En el Senado cumpliendo con sus funciones de control del Poder Ejecutivo, en pleno confinamiento se han celebrado reuniones de trabajo de máxima trascendencia convocadas por la Junta de Coordinación Política (Jucopo), en el marco de una sana distancia y mediante teleconferencias con el secretario de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard Casaubón y del secretario de Seguridad y Participación Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo Montaño y el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, de la que hacemos registro por su trascendencia.

Así al margen de la anécdota, se han ido hilando situaciones históricas sobre la responsabilidad en política exterior de México, de seguridad interna y sanidad por la pandemia. Se trata de circunstancias extraordinarias respecto de estrategias no ordinarias, con un impacto directo sobre los distintos sectores y de una sociedad solidariamente confinada a sus hogares que como nunca antes vive a flor de piel sus derechos humanos y entre estos los más inmediatos: la salud, vivienda. Trabajo, alimentación e información.

¿Por qué habrían de reunirse los funcionarios federales responsables de la política exterior, de seguridad interior y política sanitaria con los senadores? ¿Qué importancia y trascendencias tiene para la ciudadanía estos encuentros que van como una suerte de rendición de partes? ¿Es que de ahí deriva parte de las decisiones de gobierno y elaboración de las políticas públicas que impactan sobre los ciudadanos?

Tras la bienvenida a cargo del presidente de la Jucopo, Ricardo Monreal Ávila, el canciller Marcelo Ebrard Casaubón, celebró una reunión de trabajo con los senadores cuyo tema fue la política exterior de país en torno al COVID19. El responsable de la política exterior compartió un reporte de 11 puntos con los senadores. En una elegante y sobria narrativa apoyada en dos grandes ejes como preocupaciones que tienen como vértice la protección de los mexicanos en el exterior ante el surgimiento de una pandemia inédita. Se perfiló una primera preocupación, la de atender a una comunidad México-norteamericana de la que se reconocen las grandes desventajas que sufren por el no acceso a servicios médicos, sensibles condiciones de vulnerabilidad y la necesidad de apoyo.

Un diagnóstico acertado vuelve la mirada a esa población trabajadora que con los afroamericanos es la más expuesta. Explicó el canciller que desde esa perspectiva se desarrolló una estrategia de apoyo a través la red de embajadas, que implicó un trabajo de retorno de 12 mil 746 personas, cuya primera fase contempló el regreso 6,694 personas, representando el número mayor en América Latina. Detalló que en la reintegración participaron la Fuerza Aérea Mexicana y el Instituto Nacional de Migración.

Se trata de 12,746 mexicanos ubicados en Europa, Asia Pacifico, Medio Oriente, África, lo que también implica un arduo trabajo por parte de las cancillerías de diversos países que tenían cerrado su espacio aéreo. También dio nota que en la fecha de la reunión de trabajo con los senadores aún “2,531 mexicanos están registrados, y tienen presencia de vuelos comerciales, en países donde hay todavía vuelos comerciales”. Se refirió a otro registro puntual de otros ubicados en países en dónde no hay vuelos comerciales, pero siempre objeto de atención por las embajadas. Informó que se cerraron consulados en diversas ciudades y simultáneamente se mantuvieron los instrumentos de apoyo a la comunidad México-norteamericana.

El reporte contempló más de 600 mil consultas tanto de forma directa con las personas afectadas que con sus familiares, además de enlaces con organizaciones civiles que han actuado como aliadas. Dijo el canciller que se han garantizado servicios médicos, una permanente comunicación con los connacionales y aseguró que fue en Nueva York donde se concentraron los más intensos esfuerzos.

Reconoció que la existencia de un numero afectados por el COVID-19 y que algunos de estos contagiados fallecieron. Enumeró otra serie de gestiones realizadas por la Cancillería, muchas también orientadas al apoyo de la obtención de insumos, medicamentos, tratamientos contra el virus. Además, se refirió a los esfuerzos por obtener equipos como ventiladores, mascarillas especiales, protectores, elementos de protección para médicos y enfermeras.

Ebrard explicó a los senadores las estrategias diseñadas para la obtención de estos insumos por su escasez en razón de la demanda que representaba su obtención. El plan consistió en recurrir a los buenos oficios de la Organización Mundial de Salud (OMS), y la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Refirió que en la reunión del G20, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, planteó que la pandemia podía ocasionar un problema consistente en la manera de cómo conseguir y garantizar el acceso a medicamentos, equipos, tratamientos, para países con menor grado de influencia y las secuelas que esto representaría debido a la pandemia que con seguridad tendrá una serie de secuelas en lo económico y social.

Así se optó por que el acceso a tratamientos e insumos no se mantuviera bajo la esfera de influencia de las leyes del mercado, preocupación que se presentó ante la ONU, por conducto del embajador Juan Ramón de la Fuente, y que fue aprobado por 179 países. Se trata de una decisión que se convirtió en una herramienta a favor de todos los países como garantía al acceso de medicamentos, vacunas y tratamientos, desde una perspectiva que contemple que no sea solamente el mercado el que regule el acceso a equipos, medicamentos y otros insumos, lo que daría lugar a una gran inequidad, respondiendo a intereses contrarios contra la humanidad.

El canciller resaltó la importancia del ámbito multilateral y las gestiones directas que se dieron con los gobiernos de algunos países en el tema de insumos, medicamentos y equipos. Estas gestiones fueron más frecuentes con Estados Unidos e informó que ningún país cuenta con suficientes ventiladores, pero sí con restricciones a la exportación, además de que se da el fenómeno de sobreprecio y ello hizo necesaria la relación de gobierno a gobierno. Comentó que tanto Estados Unidos, como también China y Europa buscan lo que producen, y ello significa una perturbación más sobre el mercado, presionando la demandas.

En la negociación para la adquisición de ventiladores, el canciller reconoció la intervención del gobierno de EEUU a fin de que México fuera considerado como comprador ante el gobierno de Suiza. Situación que alivió la urgencia de compra de mil ventiladores, recibiéndose 260 de esa solicitud. Al respecto China, país que dio origen al virus, comentó que siempre se mantuvo en la comunicación. Marcelo Ebrard aprovecho para aclara la idea sobre la compra de insumos a México por China, cuestión que circuló como rumor y supuso una compra posterior.

Anunció que México es el octavo exportador de medicamentos en el mundo y nunca tuvo cerrado su mercado y reconoce el inconveniente de toda medida restrictiva, lo que hubiera cerrado la posibilidad de acceder al mercado de ambos países. Indicó que se mantuvieron viajes de abastecimientos de insumos de China. En el caso de los ventiladores, comentó que al problema de la demanda se agrega los de producción que se derivan de la cadena de suministros. El cierre de países se tradujo en la obstaculización tanto de materia primas como de partes o productos manufacturados.

Se abordó el tema de la participación de especialistas con origen en países de Latinoamérica y del Caribe que constituyeron una red. No faltó la mención de Cofepris, en el tema regulatorio destacando la fluidez que se da en las negociaciones. Ebrard Casaubón, resaltó la competencia que se da con otros países sobre el rubro de la producción y compra de insumos médicos cuyos procedimientos, además, tienen muchos controles. No faltó la información de que México se integró a una organización a la que están adheridos otros países. cuyo fin es financiar y promover la elaboración de vacunas, en la que también participa el IPN, UNAM, TecSalud y otras instituciones de investigación.

No faltaron en la reunión de trabajo abordar reflexiones e informes de notas diplomáticas en cuanto a armas, pero también las muestras de interés sobre la puesta en marcha del T-MEC y las estrategias de recuperación económica.

La inesperada aparición del COVID-19 que a puesto a rodar al mundo, viene propiciando una unión global y estrechos vínculos entre países, la implementación de estrategias y acciones comunes que refuerzan la tendencia de la multilateralidad de las relaciones.

Artículos Relacionados