Los niños migrantes son prioridad

Autor Congresistas
150 Vistas
  • Largos procesos y pocas resoluciones
  • Programas y recursos presupuestales
  • En los riesgos, la delincuencia

Las luces bajan, suben sobre la migración, se desplazan de los territorios noticiosos, pero el flujo de los seres humanos prosigue y no suele detenerse más que ocasionalmente, ello se debe a que no ocupan los titulares de la prensa. Ni hablar de que se trata de un fenómeno complejo que requiere de una visión integral, de soluciones integrales, incluso presupuestales, de política pública que se anuncian, sin embargo, llevan su complejidad, y su tiempo para aterrizar. Desde cualquier ángulo que se le mira la migración está estrechamente vinculada con los derechos humanos, el desafío de una globalidad obligada a la competencia económica, a la democracia, al Estado de derecho, que vive en la migración y no permite la plena libertad del desplazamiento de las personas por la violencia sino de las mercancías.

Las causas de la migración muchas y no desaparecen ni menguan, declinan sus causas, sólo disminuye en la iluminación noticiosa y para hablar del tema quien mejor que la Dra. Eunice Rendón Cárdenas especialistas en seguridad pública, migración, desarrollo social y consultora de las Naciones Unidas.

C: La migración es un fenómeno complejo, con varios componentes y exigencias, una dinámica muy amplia que abarca hasta lo presupuestal. No es el mismo en la frontera sur que en la norte, la migración que se presenta en las costas o la deportación de mexicanos. Se han anunciado políticas publicas interesantes al respecto, incluso las que han involucrado a la CEPAL y a su secretaria general, Alicia Bárcenas hablando de una perspectiva de desarrollo que incluye a los países centroamericanos expulsores ¿cómo entender hoy la dinámica migratoria en México?

E: Están presentes varias cosas, por un lado, creo que el propio fenómeno ha tenido algunas transiciones derivadas de las decisiones de Trump, es decir, México siempre ha tenido todas las cargas de la migración, es un país de expulsión, tránsito, desplazamiento interno y retorno, sin embargo, a raíz de la llegada de Trump sí se ha visto una marcada diferencia. Por ejemplo, aquellos que transitaban o pasaban por México cada vez más se quedan en territorio mexicano, en vez de verlo como un país de tránsito cada vez más es un país de destino para estos migrantes y eso creo que se ha agudizado por el acuerdo que hizo el gobierno mexicano con Estados Unidos.

Esta política hace que cualquier centroamericano que quiera pedir el asilo en EEEUU tenga que esperar todo el proceso del lado mexicano, entonces, ahí salieron hace unas semanas cifras norteamericanas de los resultados de este programa. Te comento algunos, por el reto para México y como a EEUU le está resultando este tipo de políticas antimigrantes y acuerdos con otros gobierno entre ellos México.

De éstos ha habido 66 mil personas que se han tenido que quedar de este lado, de esos alrededor de 19 mil han sido deportados a sus países, de ahí han sido analizados aproximadamente 9 mil casos adicionales, de todo el universo de 66 mil, solamente se han dado 186 asilos lo cual es ínfimo, el resto es gente que se está quedando flotante en el lado mexicano, gente que termina regresando al lugar del que salió huyendo o que intenta ingresar de manera ilegal porque ve que se va a tardar mucho su proceso.

Por otro lado, hay más de 18 mil 500 casos pendientes todavía, va lento, a un año seguimos teniendo solamente 186 casos resueltos con un asilo y el resto, ya sea con una deportación o pendiente en el universo de estos 66 mil quedándose el peso para México, porque Estados Unidos nada más se encarga de estos 186 casos, pero para el resto de la gente no hay un recurso adicional, no se les pidió, así como Turquía en su momento lo hiciera la Unión Europea de yo me quedo con todos, pero ustedes me dan un recurso especial para armar algo integral para poderlos tener de forma ordenada, para que realmente cumplamos con las normas de asilo humanitario, para que el tiempo que se queda tienes que hacerte cargo de esa persona, eso no lo ha podido hacer el Estado mexicano porque no tiene esos recursos y eso genera desorden en la frontera norte.

Luego tenemos el tema de la frontera sur, que son las caravanas, pero también son otras cosas, es decir, las caravanas se vienen de manera simbólica desde el 2019, alrededor de 10 caravanas, y los primeros meses de Andrés Manuel y ahí sí hubo un cambio de 180º del gobierno con el inicio de una política de puertas abiertas y con el comisionado Tonatiuh Guillén López el primero que estuvo en el Instituto Nacional de Migración (INM), que dieron visas humanitarias, creo que dieron más de las que deberían haber dado, porque la visa humanitaria no es un regalo, sino que se cumplen ciertos requisitos para que alguien la obtenga, me parece que de inicio se dio de una forma, fácil, quizá sin hacer el análisis puntual de cada caso.

Un año después vemos a la secretaria Olga Sánchez Cordero, salir con esta caravana que hubo después de todo lo que ha pasado migratoriamente, después de la amenaza de los aranceles donde se mete la Guardia Nacional con más de 25 mil miembros en ambas fronteras, ahí con un tema muy grave, creo, para México, porque se está priorizando la agenda Estados Unidos en materia de seguridad antes que la agenda mexicana, porque los problemas de seguridad de México son otros, no son los migrantes, nosotros tenemos que ir a las causas, como dice el presidente, pero desde un tema de prevención mucho más focalizado que estos programas tan amplios que no están llegando al que más tiene el riesgo de delinquir.

Por otro lado, también está el tema de seguridad, se requiere el control y la reducción del delito y la violencia, eso requiere a la Guardia Nacional metida en la reducción de homicidios, en la desarticulación de grupos, esto es, metida en los problema que nos duelen a nosotros cada día en México, incluso la semana que vemos a la Guardia Nacional con todos estos miembros en la frontera sur tenemos esa misma semana eventualidades distintas en el país muy graves con matanzas fuertes en Chihuahua, en Michoacán, en Guerrero y en ninguno de los tres lugares había presencia de la Guardia Nacional.

Creo que otro error ha estado en el despliegue, es decir, la Guardia Nacional está en lugares urbanos muy grandes, ciudades, pero donde más gobernabilidad hace falta es en lugares más rurales, más avezados, no hemos visto una presencia importante y quizá es donde debemos priorizar en vez de la frontera sur que verdaderamente los migrantes no son una amenaza importante a la seguridad nacional si lo comparamos con todos estos problemas que sí tiene México.

El mensaje de mandar la Guardia, no nada más no cumple con una visión de gobierno de izquierda, con lo que nos prometieron, sino que además no cumple con la normativa internacional del uso de la fuerza en un tema humanitario, pero además nos deja, digamos, en la agenda de seguridad, priorizando lo que Trump quiere, en lugar de lo que a los mexicanos nos conviene, entonces ese es otro tema.

Algo importante en este cambio radical, creo que es la amenaza de los aranceles, a partir de que hay esa amenaza es cuando el propio canciller presume después de tres meses de una reducción del 70% en el flujo migratorio, que no todo se lo debemos a la Guardia Nacional de México, ahí entra la otra parte, escribí un artículo que le puse “Cuatro muros”, que ahí entran las negociaciones que ha hecho Estados Unidos con El Salvador y Guatemala, entonces la detención del flujo viene de esos países, porque también ha habido convenios para que ellos ayuden en esta reducción.

Por otro lado, la parte positiva en las cosas que parecían muy bien, en lo que el anuncio sonaba con cierta coherencia y que se empezaron hacer algunas de ellas, todo el tema social y cortinas del desarrollo económico que se hablaba con la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) y organismos internacionales de un plan mucho más grande. donde creo que hubo buenas cosas, por ejemplo, hubo una planeación de un protocolo para la niñez migrante, que eso me parece fundamental, había este plan donde se integraba el tema migratorio con temas de desarrollo económico, social, cultural, sería con amplitud que el tema merece, eso parecían buenas noticias.

Pero creo que lo que le ha costado mucho a este gobierno es pasar de ese papel y de ese anuncio a la realidad y a la política pública, la puesta en marcha de políticas públicas puntuales y otra cosa que todo esto vaya acompañado de recursos, porque también hemos visto una reducción muy importante en los recursos para la Comar (Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados), en los recursos del propio INM (Instituto Nacional de Migración), que no se han visto beneficiados para esa parte social y tampoco ha habido una acción intersectorial visible.

Sí ha habido reuniones, se han anunciado cosas, pero no la vemos tangiblemente en el territorio y estas cortinas del desarrollo, se hablaba del Tren Maya, o sea, de proyectos que todavía no son tan factibles o que no están en marcha como para poder absorber a los migrantes que se les prometía esa solución económica, creo que todavía falta delimitar como ese plan que se hizo de la mano de la CEPAL que se va ha implementar ya con política pública territorial.

Por otro lado, el tema que me parece positivo que México contribuyó con recursos para Jóvenes Construyendo el Futuro y Sembrando Vida en Centroamérica, también tiene ciertas limitantes. Primero, el recurso no es suficiente, además de la inversión mexicana requeriría que otros países y organismos internacionales e impulsar a Estados Unidos, antes que, a nadie, para que le metieran dinero a esa vertiente, porque a ellos también les conviene evitar estas causas migratorias para que de ahí frenen el flujo. No hemos visto una inversión importante de EEUU en ello ni de otros organismos, sí de México, pero eso no es suficiente y de México son dos programas que no están probados ni aquí, son programas que creo que les falta todavía mucha práctica para saber qué sirve y qué no sirve.

Es un buen esfuerzo, sin embargo, creo que se tiene que evaluar cómo funcionaron en Centroamérica, cuáles fueron los criterios de transparencia para ese dinero implementado en naciones que también tienen corrupción importante y cómo México dejó ir una oportunidad de tomar el liderazgo hacia Centroamérica para trabajar ahí negociaciones en bloque con EEUU, creo que eso no lo explotaron suficientemente y así podríamos tener un contrapeso mejor de lo que puede hacer uno a uno, México-EEUU y otra cosa que no ha explotado es la negociación en mesas integrales.

Estados Unidos si nos ha puesto condiciones, Trump combina temas comerciales con migratorios y con lo que él quiere, pero nosotros no hemos hecho lo mismo, es decir, no le hemos pedido nada a cambio, tenemos que ponerle el mismo tipo de vara que él pone en migración, te doy tres meses para que reduzcas el flujo de armas a mi país y me lo demuestres, como que no hay esas metas, pero bueno es positivo el tema de armas, pero, por ejemplo, el tema de seguridad, México es muy importante para la seguridad de EEUU, creo que debiéramos de poner en la misma mesa, te ayudo en seguridad, a cambio te vas a calmar en el tema del muro de manera literal o de la Iniciativa Mérida que tanto decimos que no queremos, la queremos pero vamos a cambiar unos pilares, para que el pilar cuatro, que es el social, todo se vaya al tema migratorio, para que hagamos el plan de la CEPAL con parte de ese recurso.

Creo que eso le ha faltado afinar al gobierno mexicano para lograr consolidar una política migratoria de izquierda, más humanitaria y hacer una diferencia de lo que veníamos haciendo con Peña, porque en realidad lo que estamos viendo hoy no hace una diferencia con lo que ya veníamos viendo en gobiernos anteriores.

C: ¿Se incorporó a los trabajos migratorios a la Guardia Nacional?

E: Pero no están formados para eso, en un tema que casi nadie habla, los propios miembros de la Guardia no deben estar de acuerdo con eso, entrevisté a varios en la frontera sur, en Suchiate y la gente no está contenta con que le asignaran esa tarea, recordemos que la Guardia primero está formada hoy por militares, en su mayoría por marinos y por algunos federales los menos, que son los que tenían más proximidad ciudadana. Como en su mayoría son militares que no se metieron al ejército, nunca, con ganas de detener migrantes, esa es la realidad.

Hicieron un artículo muy interesante de la Patrulla Fronteriza, entrevistaron a muchos miembros en Estados Unidos que están deprimidos y muy enojados, decían: yo me metí para detener el flujo de drogas y ahora llevo niños a los centros todos los días y no obstante antes mi carrera era underground, ahora todo mundo sabe que estoy en esto, cuando llego a mi casa tengo mi familia diciendo que porqué estoy deteniendo migrantes, a mis vecinos que me odian porque saben en qué trabajo, realmente se ha vuelto una cosa indeseable.

Creo que con la Guardia ha de pasar una cosa similar, ellos al final no se metieron a la milicia para estar atrapando migrantes, sino con otra óptica, tienen una doctrina y una preparación distinta, a estos pobres personajes que pusieron en la frontera con Suchiate les pregunté a cada uno quien había tenido una formación, algún curso, alguna preparación previa para poder tener un contacto migrante, qué sabían de los migrantes antes de llevarlos ahí, cómo tenía que ser el trato, si había un protocolo, no había nada en realidad, de un día para otro nos mandaron para acá, decían, los que nos pusieron en la Guardia son los que les caemos mal a los jefes.

No hay ni siquiera una cosa aspiracional de ser parte de la Fuerza, al contrario se sienten como el patito feo, por eso me pusieron en la Guardia Nacional, eso digo, para hablar de la falta de solidez de esta Fuerza, pero además de eso, tampoco la tarea de atrapar migrantes debe ser atractiva para ellos, incluso en algunas imágenes, se ve que no saben cómo tratarlos, que quieren ser cuidadosos con el tema de derechos humanos, pero no tienen tampoco un protocolo para tratarlos, realmente se la están poniendo muy difícil a los miembros de la Guardia, al final ellos siguen instrucciones, creo que ese es otro tema que no se ha preocupado nadie de cómo preparar una Guardia para que sí tenga una proximidad y si los voy a poner en un tema fronterizo tiene que ser con una visión y una doctrina bastante bien planeada y eso no existe hoy.

C: Ni la afluencia ni el control ni las deportaciones son nuevas, lo difuso es una visión integral concreta. En una charla con el Dr. Edgar Corzo me quedó claro que no hay una política de arraigo para nuestros compatriotas que después de 30 años son deportados y optan por regresar.

E: Con Peña al final fue tan criticado que empezó un programa para justo los deportados mexicanos, si bien Obama nos regresó mas de 3 millones, la deportación no es un tema nuevo, lo que sí es nuevo con Trump es eso que menciona el Dr. Edgar Corzo, lo que sí estamos viendo es un aumento en el perfil de gente tierra adentro, esto es, no es el perfil fronterizo que en el intento de ingresar lo deportan sino es gente que llevaba ahí muchos años, tiene familia, tiene más arraigo, de pronto lo deportan y aquí no tienen nada, la reintegración es muy complicada o casi imposible, incluso el tema emocional.

Me ha tocado recibir ha muchos de los deportados, lo principal es tener una visión empática de lo emocional, porque su primera idea es: cuando pueda me voy a regresar a Estados Unidos, en vez de reintegrarse, es un periodo de transición, entre más familia tenga allá, ese periodo de negación se puede ampliar, esto depende de cuánto tiempo estuvo o hay gente que no conoce bien México, esto pasó con algunos jóvenes deportados, todo esto sí a cambiado con Trump, es decir, el perfil y ha reducido la deportación fronteriza, pero ha aumentado en un 45% la deportación tierra adentro.

Eso implica para México tener una política de reintegración bastante específica, que puede entender y separar por perfiles, el que estuvo muchos años, el que tuvo problemas legales o el que no, porque también hay algunos, me tocó recibirlos, que habían sido parte de pandillas allá, los deportan después de haber cumplido su periodo de cárcel allá. Uno de ellos me decía: en esto del avión, antes venían atados con cadenas a las sillas, venía pensando que regresar a México era una segunda oportunidad para mi, pero a la hora de aterrizar, nada vale, porque como tengo tatuaje nadie quiere contratar, aquí es bien difícil tener los documentos, cada vez más estoy pensando que me costó mucho trabajo de mantenerme en la idea de una segunda oportunidad y en la ilegalidad, hasta que encontré un call center y más o menos.

Él lo que quería era ayudar a los que sí habían estado en problemas, cómo hacer una reinserción más adecuada de este lado, a lo que voy, es que tengamos una política para reintegración migrante con varios perfiles, el que sí tuvo conflictos con la ley, el que lo deportaron que tiene muchos años por allá, al menos tres o cuatro perfiles que nos permitan la parte emocional, la parte de documentación hasta para identificarse. Otra cosa que no tenemos planeado es que en la propia CDMX llegaban los vuelos, que es otra cosa que ha pedido el canciller que vuelvan, porque los canceló EEUU unilateralmente hace dos años y todos llegan por la frontera de manera terrestre, ya dijeron que van a reactivar los vuelos.

Pero qué es lo que pasaba, llegaban los migrantes, algunos no tenían familia y no tenían dónde dormir los primeros días y los mandaban al albergue de situación de calle, cuando no tiene nada que ver un fenómeno con el otro, sí tiene que haber una política más empática y creo que en todo el escándalo de las caravanas y los centroamericanos parece que se olvidó la deportación cuando sigue siendo un fenómeno constante, cerramos el año con más de 200 mil deportados, los dos años de Trump han sido más de 200 mil deportados. Esto sí significa en términos numéricos una cantidad importante como para tener políticas para integrarlos y aprovecharlos. Mucha gente viene con conocimientos de valor agregado en EEUU y México podría ver cómo capitalizar eso, incluidos algunos que nunca se han ido y armar ciertos procesos que generen valor económico y social.

C: ¿Cuáles son las aristas en el caso de la migración mexicana a la fecha?

E: Creo que lo peor en el caso mexicano, es que Andrés Manuel realmente de corazón y de convicción sí piense que hay que hacer una reconvicción humanista del tema, es decir, lo que él decía al principio, pienso que esa es su postura, sin embargo, aquí lo más triste es que a pesar de que esa es su postura, una persona como Encinas, que creo también es su postura, sí hay varios de la 4T, que me parece que realmente su convicción va por un tema mucho más humanitario con una política mucho más integral, pero que desgraciadamente ha ganado el miedo con Trump y la falta de negociación integral o de ver contrapesos con él, que la visión del Estado, entonces eso es lo más riesgoso, que ni siquiera creo que cambiaron su opinión, a ellos más bien les ganó el tema con Trump, no saben que hacer con él.

C: Se han hablado de políticas públicas y programas, e inversiones presupuestales y negociaciones, ¿qué me puede decir al respecto?

E: Por ejemplo, El Salvador hizo una negociación para poder retener el flujo migratorio, sí le puso algo a cambio EEUU y eso México no lo ha hecho. El Salvador tenía más de 200 mil trabajadores temporales en EEUU que equivalen un poco a nuestros dreamers que también estaban por expulsarlos, porque Trump dijo que ya no tenían nada que hacer allá, no los expulsaron, porque a la hora de hacer la negociación para ayudarles con el flujo centroamericano el presidente salvadoreño logró negociar con EEUU, entonces les ampliaron un año el permiso. Esto es un tipo de cosas que pienso que a México le ha faltado un poco de estrategia para al menos intercambiarle algunos puntos en el tema migratorio.

Creo que ha sido la más movida sin que sea su responsabilidad, porque muchos de estos temas son responsabilidad de Gobernación, el que ha tenido la batuta y la operación incluso ha sido un tema tan atípico. Nosotros vemos metido hoy como si fuera el INM o como si fuera la Comar, está en las estaciones migratorias, todo el tema de cooperación internacional que hacía Mexit más bien hoy está enfocado en Centroamérica y en el tema migratorio de manera muy particular. Creo que no queda claro de quién es la responsabilidad o que la norma es de alguien, pero en la práctica la lleva alguien más.

El canciller creo que ha hecho buenos intentos con el tema de los planes integrales con la CEPAL, el tema de protocolos de niñez, con algunos esfuerzos en Centroamérica, con algunos impulsos incluso de inclusión de empresarios en la oferta de trabajo para migrantes, se han hecho algunos esfuerzos pero el problema es que están desarticulados y que el canciller tendría que tener realmente una rectoría hacia las demás dependencias y ahí sí creo que le falta apoyo de un equipo mucho más formado en el tema para poder alinear las secretarías para que se haga una política de Estado con la visión que está mencionando.

Lo que mencionan en la teoría es muy adecuado, algunos de los ejes que se han dicho en la política migratoria son los correctos, el chiste es cómo pasa de esa parte que es intangible a una política pública de Estado, creo es ahí donde todavía tenemos mucho que hacer.

C: ¿Hay necesidad de reforzar?

E: Retomar este liderazgo del que hablábamos, México tendría que buscar cada vez más éste liderazgo con Centroamérica para en bloque negociar algunos de los temas que se puedan y eso creo que también ha faltado terminarlo, ahí sí deja mucho que desear el subsecretario de América Latina, son cuates sin experiencia. Pero además, en este tema de caravanas que sin duda es difícil para cualquier gobierno que de pronto reciba gente en masa, eso no lo tiene fácil nadie y la amenaza de Trump tampoco está padre tener un vecino como él, quiere decir que sí tiene una dificultad este gobierno.

No es que esté tan fácil el tema, el reto, pero por ejemplo, en vez de un ejército de Guardia Nacional tengamos que poner un ejército para la Comar del INM para detectar los gastos de la gente que viene en esa caravana, una cosa muy peligrosa que se ha hecho, muy grave, es deportar a todos en masa, porque a lo mejor en esa deportación en masa estás regresando gente que efectivamente está huyendo de la persecución, del riesgo a morir en su país y lo estás tomando como son 180 los que voy a deportar y ahí es donde creo que está el error, en la violación al debido proceso de los migrantes y la violación a los acuerdos que México ha hecho a nivel internacional.

Se requeriría un ejército más bien de personas que pudieran tener una detección oportuna de casos que pudieran referenciar y contrarreferenciar a los que sí son sujetos de un refugio, de una visa humanitaria bajo los componentes internacionales que estos sugieren o los que sí de plano requieren un regreso a sitio de deportación, pero no podemos poner a todos en la misma bolsa, eso es un error de la propia secretaria, es decir, al inicio todos son bienvenidos, vengan y les damos visa humanitaria, eso tampoco está bien, pero tampoco lo que hicieron recientemente, México no va a dar ninguna visa humanitaria y que lo anuncien antes de conocer los casos, no puedes anunciar eso sin saber sí su caso lo amerita, no puedo anunciarlo antes de conocerte.

No son todos o ninguno, es un tema muy fino que debe entender la política mexicana, necesitas ver en los 5 mil migrantes que vienen en la caravana, a lo mejor 200 sí son para refugio, 100 visas humanitarias, a lo que voy es que es distinto un caso del otro, no se puede saber hasta conocer el caso y las características personales de cada migrante, creo que ahí es donde México tendrá que echarle más ganas para armar un equipo con más recursos humanos y materiales, tanto en la Comar como en el INM para estos temas mucho más de tierra, porque eso haría un proceso de migración más ordenado, que es también lo que hace falta, si se tuviera ese proceso con un ejercito de personas de detección, te ordenaría la frontera sin necesidad de una Guardia Nacional presente, de una forma mucho más positiva y a la medida de un gobierno de izquierda.

Creo que eso es lo que ha faltado, si podemos mandar 25 mil guardias nacionales al tema, podríamos mandar mejor a 5 mil guardias nacionales y 20 mil personas que tuvieran que ver con los temas sociales, eso tendría un orden mayor, porque otro cosa que mencionaste muy importante, es el hecho de que entren de forma desordenada, que no hay una política para atender estas personas o no hay una política sólida integral, lo que hacen es generar miedo en el migrante, ahora está lleno de migrantes que viven ahí o abajo del puente, todas esas cosas que se ven que no se veía antes a las personas les generan xenofobia, miedo y racismo.

Muchos de estos brotes de racismo los hemos visto porque están viendo alguien que no sabe que va a pasar con esas personas. Por otro lado, tenemos al crimen organizado que también a cooptado a migrantes y muchos de estos niños no acompañados, que además dicho sea de paso, fue una cifra récord la del año pasado, casi 78 mil niños de estos llegaron a EEUU. Estamos viendo cifras que sólo hemos visto en 2014.

Por ejemplo, 68 mil de estos niños, que habrá sido una súper crisis que al año pasado se superaron, estos niños al pasar solos corren riesgos, es decir, la gente los usa para decir que vienen con ellos, porque creen que van a entrar a EEUU más fácil, otros niños vienen engañados creyendo que tocando suelo norteamericano ya se salvaron y los llevan a centros de detención que son lugares horribles. Por otro lado, los grupos del crimen los coopta por su edad y su perfil para ciertas tareas de la cadena criminal y que mejor que estos niños que están en toda la vulnerabilidad.

Se conocen como niños de circuito a los que coopte el crimen en la frontera para que crucen y trafican personas y sustancias, por su edad no los pueden detener en EEUU, nos los terminan regresando. Un niño puede hacer 300 vueltas creciendo todos los valores de riesgo para convertirse en un gran delincuente. De hecho, me tocó trabajar con ellos en la frontera y veías como los deportaban, el INM los regresa a una casa que se encuentra en condiciones paupérrimas y afuera otros niños delincuentes esperándolos con otras personas del crimen, van creciendo desarrollándose en la carrera criminal y es muy riesgoso.

Si a algo le tenemos que dar prioridad en el tema migratorio es a los niños, la niñez migrante es la cara más vulnerable, la menos culpable de todo y a la que se le debe brindar una atención distinta y diferenciada que al resto de la migración.

Artículos Relacionados