Vuelo directo de propuesta de reforma electoral 2023

Autor Congresistas
405 Vistas

Desde Palacio Nacional voló la iniciativa presidencial de reforma electoral al Palacio de San Lázaro. Aterrizó en abril de 2022 en las manos del Diputado Ignacio Mier Velasco, Coordinador del Grupo Parlamentario Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y presidente de la Junta de Coordinación Políticas (Jucopo) de la LXV Legislatura.

Al inicio de la primavera y como una carga explosiva de inconstitucionalidades, atizó la discusión presionando sobre la sucesión presidencial adelantada cruzando por el callejón de los milagros del presidencialismo reforzado por la territorialidad del Instituto.

En las lecciones cívicas legislativas de este primer periodo ordinario de sesiones del Congreso Federal, se coloca al ciudadano ante una propuesta de reforma política electoral en la que se dan cita si bien los derechos políticos de votar y ser votado, también se pone en la mira a todo el régimen político como al sistema electoral democrático que debe ser lo suficientemente socializado entre los ciudadanos ya lo que se plantea es el futuro de la democracia mexicana.

Estación de cuentas

Tras una memorable contienda electoral que da por primera vez el poder a la izquierda solventado por más de 30 millones, no media razón para justificar los motivos por los cuales tanto por el Presidente de la República como por Morena se perfiló una campaña de desprestigio contra el Instituto Nacional Electoral (INE), y se hizo blanco de la demolición a dos consejeros electorales, el Presidente del Consejo General, Lorenzo Córdoba Vianello y el presidente de la Comisión del Registro Federal de Electores del Instituto, pero además se resucita la amenaza de fraude electoral.

A casi tres años de ejercicio a del gobierno, más que certezas, despierta duda el impulso a toda velocidad de una reforma electoral cuyo ímpetu pone en la mira la demolición del INE e ignora las décadas de la alternancia a través de la celebración de cientos de miles de procesos electorales en un marco de instrumentos electorales de presión como la Credencial para Votar con Fotografía, organización electoral instalando cientos de miles de casillas, urnas transparentes, boletas foliada, representación de funcionarios electorales en casillas, participación ciudadana como funcionarios de casilla, conteo de votos por ciudadanos fungiendo como funcionarios de casilla.

¿Queda la duda sobre cuál será el sentido de enturbiar las elecciones que se esperan celebrar para renovar la presidencia en 2026?

Cortando caña

Con la divisa de los altos costos de la democracia electoral y un clima político ensordecedor no se propician buenos augurios para el escenario político. Se olvida al cruce de candados de la red del proceso acotando las trampas y las argucias, operando a favor de los amarres para la confianza y la credibilidad en la legitimidad de los procesos, herramientas y resultados a celebrarse tanto el 23 como el 24.

¿Estamos ante una omisión deliberada o una más de las trampas discursiva y malabares como ocurrió con el articulado a favor de la distribución de votos y recursos a favor del PVEM y el PT aliados de Morena y atribuidos a la gestión de duendes, alebrijes o cheneques?

Hay quienes leen la propuesta como el dictamen de la venganza dirigido contra una elite especializada, calificada de dorada que por 30 años habitó un archipiélago de privilegios y creadora de un costoso andamiaje nacional para las elecciones y que se sustenta en más de 2,999 empleados especializados que forman el Servicio Electoral de Carrera.

Liturgia política

Diputados y diputadas de (Morena) en una especie de religiosidad, de euforia y fiebre legislativa avanza asentada con una base popular de 30 millones de sufragios, con el folio de la firma de la mayoría, en la acción camaral a la realización de una veintena de parlamentos públicos abiertos, promoción de reuniones con personalidades, gremios, especialistas, la convocatoria a debates, consultas con ciudadanos de a pie.

En las lecciones renovadas de la democracia procedimental mexicana, el reconocimiento en el mundo, y no es de extrañar el que en cada nueva administración gubernamental se acompañe de la propuesta de una reforma electoral como proposición de los partidos más pequeños y no de parte del Titular del Poder Ejecutivo y con el acento en la constitucionalidad dando paso a una nueva transformación.

Y con las luces a tres décadas del naciente milenio y el despunte de la democracia participativa se vive el impulso del aval de dos marchas multitudinarias con una cartografía por la defensa del INE y otra en apoyo del presidente López Obrador por su IV Informe de Gobierno y su ímpetu reformador.

Plataforma

El 8 de diciembre marcó la fecha tal vez del debate legislativo más intenso en cerca de dos décadas y también definitorio sobre el futuro de la democracia mexicana.

Te puede interesar: Gritos, manotazos y vergüenzas en Diputados con la reforma electoral

En los trabajos del Congreso de la Unión destacó la delirante y larga discusión sobre una propuesta de reforma constitucional de identidad electoral presentada por el residente de la República por medio de la Secretaría de Gobernación y que perfiló una serie de reformas constitucionales con la exigencia de voto de mayoría y con la estrategia complementaria con el paquete de cinco reformas electorales secundarias identificada como el Plan B y que se proyecta como la opción clave determinante para transformar al INE al rebote de una constitucional y contando con un significativo número de votos de partidos aliados y de oficialidad.

En la pizarra electrónica de la Cámara Baja luce el peso numérico de las posiciones a favor o en contra. En las exigencias de datos duros se apuntalan los primeros datos con relación a una reforma constitucional que no ligó la mayoría calificada para la reforma constitucional que requiere de 334 votos como meta entre 500 diputadas y diputados no movió los ánimos a la suma, sino que en blanco y negro puso en cuenta 269 votos alcanzado por Morena y los alineados, una abstención y 225 en contra. En caso del Plan B, este se aprobó con 267 votos a favor y 221 sufragio en contra.

Con la falta de votos que diera los necesarios para alcanzar una mayoría calificada se desecha la propuesta de la confirmación del Instituto Nacional de Elecciones y Consulta que vendría a ocupar el lugar del INE. También se cierra el paso a las elecciones a través del sistema de listas por entidad federativa, a las que se reducen el número de legisladores y legisladoras, reducción de integrantes de congresos locales. ayuntamientos y alcaldías.

El proceso de reforma electoral experimentó una interrupción de la que pende la amenaza de veto presidencial a la cláusula de vida eterna que apuntó en favor del PVEM y del PT.

Artículos Relacionados