Entrevista con Senadora Ana Lilia Rivera Rivera

Autor Congresistas
559 Vistas

La paridad es un momento histórico que nos ha tocado capitalizar a las mujeres de este siglo y esa es una gran responsabilidad

Hace falta una comunicación de Estado, porque no solamente son los temas de las mujeres

Durante muchos años de las reformas que se aprobaron en nuestro perjuicio ni siquiera nos enterábamos, sentíamos los efectos, hoy estamos de pie recuperando y reivindicando muchos derechos

Hoy dependemos de Estados Unidos, sobre todo el 60% de lo que comemos se los compramos en materia de insumos

Claudia Valdés Valendia

Como fondo, de esquina a esquina, un librero con la imagen de un mercado indígena domina el espacio de la oficina del Senado. Ana Lilia Rivera Rivera, abogada, tlaxcalteca, diputada local y federal, activista, vicepresidenta del senado absorbe los cambios de la cuarta Transformación y en la mirada en el horizonte de las necesidades del país a la espera una charla sobre reforma, asuntos a legislar a profundidad como derechos humanos.

CVV: Hablo de la paridad ¿Qué tanto hemos logrado de los grandes esfuerzos que se han dado en materia de equidad, paridad?

SALRR: La paridad es un momento histórico que nos ha tocado capitalizar a las mujeres de este siglo, pero que es una lucha que durante muchos años nuestras abuelas, las madres de nuestras abuelas, nuestras madres, han impulsado para que tengamos igualdad de oportunidades en la vida, para que tengamos igualdad de derechos, y para que hoy podamos también tener la igualdad en el ejercicio del poder; la paridad no es una lucha que nosotras hayamos construido, estamos capitalizando y esa es una gran responsabilidad.

Paridad

Hay intereses colectivos abusando de la gente, no sirviéndole a la gente; por eso dicen que el servicio público para muchos es servirse del pueblo, no servirle al pueblo. Y la política la pueden encontrar como el camino corto para el enriquecimiento, el abuso del poder, la corrupción, la impunidad; entonces, tradicionalmente quien ha ejercido el poder en México han sido los hombres, las mujeres incluso hemos llegado a ser ciudadanas apenas en el año de 1953 que pudimos ser votadas y el derecho a votar, se nos otorgó en la Constitución. Entonces llegamos tarde a la ciudadanía.

A partir de ese momento empezamos a luchar por nuestra ciudadanía plena, que ya fue la lucha de todos nuestros derechos: laborales, educativos, profesionales, salariales, de representación política, de ejercicio del poder público; pero, tradicionalmente quien ha ejercido el poder han sido los varones, y han hecho de la actividad política una actividad donde ha privilegiado el interés privado, el enriquecimiento, el no representar intereses públicos, la corrupción. 

Entonces, podemos decir que el patriarcado ha gobernado con corrupción y con impunidad. La diferencia es que las mujeres gobernemos combatiendo la corrupción, combatiendo la impunidad y poniéndonos realmente al servicio de los demás. Generar la igualdad en nuestras diferencias biológicas.

Hay cosas que son propias de un género y cosas que son propias de otro, por ejemplo, la maternidad. Entonces, asumamos que si un varón no puede tener un hijo en su vientre sí puede ayudar a cuidarlo, por eso estamos impulsando ahora que se les den permisos para que puedan también cuidar a los hijos recién nacidos y no sea solamente el permiso de los tres meses de la mujer para poder amamantar y cuidar al hijo en sus primeros días, sino que también el papá acompañe.

Entonces, yo creo que eso es ya llegar a gobernar como mujer, cuando empezamos a ver los problemas menstruales, que el gasto menstrual es un gasto que siempre se carga hacia un género y hacia otro no, y que lo empezamos a ver en políticas públicas con apoyos, con ayuda para las mujeres; cuando empezamos a generar espacios de lactancia dignos en sus horas de trabajo, cuando empezamos a hablar de un tratamiento humano para las mujeres al momento de dar a luz, de todas las condiciones sociales. Entonces empezamos a gobernar como mujeres, para las mujeres.

CVV: En materia de derechos sociales ¿qué me puede decir de la Ley de cuidados y qué decir de la eliminación de impuestos a productos de higiene femenina y qué otras leyes?

SALRR: Bueno, primero fue que la paridad no fuera solamente para cargos de representación popular, sino que la paridad constitucionalmente también se determinara para todos los cargos de poder en el Gobierno Ejecutivo, en los tribunales de justicia, en el Poder Judicial también; lo vimos reflejado al reconocer por primera vez que los violentadores físicos, emocionales de las mujeres, que los violentadores de los niños y las niñas que no pagan alimentos. Que decían en mi pueblo que se acabe la cultura de que mis nietos hijos de mis hijas son, de mis hijos no los sé, porque muchos hombres hicieron mucho caso a ese dicho, y se querían se hacían cargo de los hijos y si no, no.

Entonces, ha sido muy grave durante tantos siglos dejar en manos de las mujeres la manutención de los hijos cuando los hombres no quieren hacerse responsables. Hoy, nosotros hemos logrado que quien ha violentado a una mujer físicamente, la ha violado o la ha acosado sexualmente, o la ha golpeado físicamente, o ejercido cualquier tipo de violencia o no alimenta a sus hijos, no pueda ser candidato; ese es el famoso tres de tres.  

O sea, tú no puedes llevar a la población general a un violentador para que le diga a la sociedad que la va a proteger, o no puedes llevar a una elección popular a una persona que se compromete al bienestar nacional, estatal o municipal o de cualquier cargo cuando no les provee, ni siquiera, bienestar a sus hijos. La mitad del electorado o un poco más somos mujeres, no pueden llevarnos a una elección a una persona que violenta por sus hechos propios a todas las mujeres, entonces eso lo avanzamos. 

Pero también logramos avanzar con el padrón nacional de deudores alimentarios; todos los hombres que no paguen pensión alimenticia y que judicialmente estén obligados a hacerlo no podrán tramitar credencial de elector, acta de nacimiento, licencia de manejo, pasaporte, ni visa. 

Porque bueno, a lo mejor muchos deudores alimentarios dicen no quiero ser candidato, bueno pues tu ciudadanía plena comienza por cumplir con las obligaciones con tus hijos. 

Entrevista con la Presidenta del Senado. Ana Lilia Rivera Rivera 2

Entonces, yo sí he visto amigos, familiares que me han comentado en cuanto salió esta nueva Ley, en la Ley General de niños, niñas y adolescentes que obliga al padrón de deudores; el papá de mi hijo tenía cinco años que no me hablaba y ya me llamó para decirme ¿Dónde te deposito? Porque ahora tiene el pendiente de que vayan a pedirle que tiene que renovar la credencial de elector y ya no lo pueda hacer porque está en este padrón de deudores. 

Hemos avanzado y yo creo que ese sí es un acto de justicia histórico; pero también hemos logrado que en materia penal, acciones que antes eran invisibles como la claridad de la tipificación del feminicidio, no es un homicidio calificado, es un homicidio por odio de género, por el hecho de ser mujer, que haya quedado claro en nuestra Constitución y que se haya obligado a los estados a que homologaran sus códigos penales, el que las medidas precautorias de protección cuando una mujer siente que está en riesgo su vida y que acude a las instancias y es ignorada, hoy ya también tengamos nosotros la claridad de que quede en el Código Penal establecida la medida precautoria, nos falta que todavía se armonicen muchas leyes en los estados, pero lo estamos impulsando. 

El hecho de que en materia civil a los niños, niñas y adolescentes que estén en una disputa de pérdida de patria potestad o custodia y que estén en una edad emocional de poder acudir a tribunales a defender su derecho de con quién quieren estar bajo el cuidado, de qué padre, ya también puedan ser escuchados.

Todo eso lo hemos ido avanzando porque hemos llegado las mujeres y sabemos qué deudas tenemos pendientes con las mujeres; quedan muchas cosas por hacer, pero hemos avanzado en estos años lo que en décadas no se logró avanzar. 

CVV: debido a nuestra charla tengo la impresión de que los senadores y diputados nos deben a los ciudadanos una Ley de Comunicación Social e información y publicidad del Estado, y ello se debe a que son temas que no se abordan, temas que no interesa. Ello también implica que ignoremos, que no sepamos las cosas que han hecho y que se han logrado. Yo aprovecho para invitarla a una reflexión sobre el tema, que me parece urgente, y eso pasa todas las mujeres con las mujeres, en el ámbito rural, en la actividad alimentaria, en la migración, en su desigualdad, la gestión y que observamos en las atrocidades agrícolas.

SALRR: Sí, sobre todo ahorita en estos últimos años de la cuarta transformación, con el licenciado Andrés Manuel, porque se han logrado consolidar proyectos que no habían pasado durante muchas décadas, estamos hablando de Derechos Humanos, de derechos alimentarios, de derechos al empleo, al salario y, sobre todo. vayamos a lo más vulnerable, a los derechos de las mujeres más olvidadas que somos las mujeres rurales, las mujeres indígenas, las mujeres obreras. Durante muchos años de las reformas que se aprobaron en nuestro perjuicio ni siquiera nos enterábamos, sentíamos los efectos, hoy estamos de pie recuperando y reivindicando muchos derechos, es necesario que la sociedad los conozca para que los defienda porque de no basta con legislar si la gente no se empodera de sus derechos, si no los conoce, sobre todo derechos tan nuevos como estos que estamos hablando del tres de tres y otros, como lo que usted me comentó hace rato, la Ley de Cuidados. 

Es que está probado, que si alguien cuida a los enfermos somos las mujeres, que si alguien cuida los abuelitos somos las mujeres, a los discapacitados somos las mujeres; pero las mujeres de por sí ya tenemos tres jornadas de trabajo como para además ser las cuidadoras, sin ninguna remuneración y con todos los problemas que conlleva para una mujer cuidar a una persona que incluso físicamente puede ser más pesada que ella. Yo conozco mujeres que han terminado con las columnas vertebrales destrozadas porque el papá, porque el esposo pesan tanto y levantarlo de la cama, la silla, no tienen la fuerza pero lo hacen; entonces, esto que nosotros estamos ahorita comentando debe ser cultura debe haber una apreciación de que el trabajo doméstico es pesado, hay caballeros que llegan a casa la señora está cansada de todo el día de trabajo y le dicen ¿Pero qué hiciste? si no hiciste nada, que se quede en un día en casa para que vean lo que es desde que pone los pies en el suelo desayuno, comida, cena, lavar, limpiar, barrer, surtir la despensa, ir por los niños, regresar a casa y no tener un momento de descanso. La labor doméstica es pesadísima y no es valorada.

Por eso ahora que nosotros también logramos que el trabajo doméstico, de las empleadas domésticas de este país que por lo menos son contratadas por un tercero, no por los propios de casa, pues tengan el derecho al Seguro Social, porque durante mucho tiempo fueron trabajos completamente invisibilizados en sus derechos.

Entonces ¿Qué hace falta? socializar esos derechos para que se conviertan en una cultura, para que las mujeres tengan el acceso al conocimiento de que lo que viven es injusto y que hay leyes que les protegen, y que hay instituciones para defenderlas.

CVV: ¿Dónde gestionar sus derechos? claro que estamos hablando en la corte y ¿Dónde hago real esos derechos, del derecho a la salud, si no es a través de la información?

SALRR: Así es, hace falta una comunicación de Estado como bien lo dice, porque no solamente son los temas de las mujeres, también hemos avanzado mucho en la defensa de los derechos de las niñas y los niños; el hecho de que ya no sea legal el que en algunas partes de nuestro país, bueno, nunca ha sido legal, pero usos y costumbres lo han permitido, que las niñas sean entregadas en matrimonio con personas mayores de edad, siendo muy niñas; incluso, sin que sea legal las han comercializado, porque es cultural, porque la gente considera que eso está bien. Tenemos que impulsar información que les diga qué acciones culturalmente se pueden mantener y cuáles van en contra de los derechos humanos de las personas por muy costumbre que sea.

CVV: No puedo dejar pasar el tema de la alimentación, el maíz, no puedo dejarlo. O sea yo, con todo respeto, no quiero ser conejo de indias de nadie ¿Qué hay sobre el tema alimentario, el tema del maíz y el tema de transgénico y los fertilizados?

SALRR: Está usted tocando uno de los temas fundamentales que impulsaron durante 36 años el empoderamiento de muy pocas empresas en esta nueva forma de comercialización a través de tratados de libre comercio, lo que le llamaron la globalización, el modelo neoliberal, es uno de los grandes negocios tres son las vertientes del neoliberalismo que los llevaron a generar grandes negocios en el mundo: alimentos, energía y dinero.

En el pensamiento neoliberal el que controla la comida controla la gente, el que controla energía controla el gobierno y el que controla el dinero controla el mundo, así invadieron las soberanías de los países, México entró hace más de 30 años a este modelo de globalización y neoliberalismo y en materia alimentaria y en el campo nos fue muy mal; este modelo lo primero que impulsó fue acabar en México con un modelo de desarrollo surgido de la Revolución Mexicana que se le llamó estado de bienestar, quería decir todos los recursos se administran en empresas nacionales con un presupuesto del Estado fuerte para generar presupuestos suficientes para sacar a la gente de la pobreza, entre ellos, en el campo se crearon pues antes que nada programas nacionales de semillas le llamaban PRONASE. Había instituciones, teníamos la Universidad de Chapingo y otras universidades, teníamos una empresa nacional que compraba las cosechas de granos básicos con precios de garantía y que generaban la certidumbre de que teníamos granos suficientes para alimentar a México y todavía vender excedentes si los teníamos, se le llamaba CONASUPO.

Pero también teníamos un banco que generaba tecnología barata para los campesinos, se llamaban Banrural, teníamos un programa de seguros ante siniestros catastróficos que también estaba para ayudar a la gente del campo, teníamos petróleo suficiente que nos permitía tener fertilizantes nacionales y, además, los precios del diésel que siempre estaban por debajo de los precios de la cosecha.

Entrevista con la Presidenta del Senado. Ana Lilia Rivera Rivera 3

Cuando llegue al Tratado Libre Comercio consideran que estas acciones son, en la competencia mundial desleales, acciones de deslealtad y por lo tanto le piden a México acabar con el modelo de bienestar y con el programa de subsidios, eso en poco tiempo nos entregó al mercado voraz neoliberal que fue armando una estrategia legislativa de empoderamiento, primero se quedó con el control de nuestro mercado, México siendo uno de los principales países productores de maíz hoy somos el segundo país más importador del mundo, nosotros consumimos como 40 millones de toneladas de maíz, de los cuales la mitad, 20 millones, son de maíz blanco para consumo en masa y tortilla.

Nosotros le consumimos a Estados Unidos actualmente casi 20 millones de toneladas, pero además de maíz de mala calidad, maíz amarillo transgénico que está comprobado que viene acompañado de un paquete tecnológico que se llama glifosato que es el que mata todas las hierbas porque es el que garantiza el cero cultivo, es decir, acaba con un sistema de producción alimentario que era la milpa, era el maíz con el chile con la calabaza con el frijol con los chícharos; o sea, tenía varias cosechas en una, era un sistema alimentario más las plantas silvestres, los que todavía vivimos de la milpa sabemos que ahí hay quelites, hay lengüitas, hay hongos.

Ahora, con cero cultivos se acaba con todas las plantas silvestres y también con la milpa porque crece solo el maíz, pero ya no puede crecer el frijol, el haba, el chícharo, la calabaza, el chile.

Entonces ellos controlaron nuestro modelo alimentario, dejamos de ser un país que produce maíz para comprarlo, compramos maíz de mala calidad y empezamos a enfermar a nuestro pueblo, pero también se hicieron cargo de vendernos las semillas y también nos vendieron el fertilizante, y también nos vendieron los agroquímicos, y también los entregaron un pueblo enfermo y mal alimentado; durante 36 años México perdió su soberanía alimentaria.

Hoy dependemos de Estados Unidos, sobre todo el 60% de lo que comemos se los compramos en materia de insumos, prácticamente nada más en semillas de hortaliza importamos el 99%, no producimos más que el 1% de semillas y, por supuesto, en el caso del maíz los grandes monopolios se quedaron con el control de las semillas mejoradas a través de la Ley de Certificación de Variedades Vegetales que les permitió obtener, porque a eso no se les llama patentes, se les dieron derechos de obtentor, mezclando nuestras propias semillas hicieron ellos mejoradas las convirtieron en un negocio para sus empresas y ahora no las venden.

Claro, estas semillas mejoradas, porque dicen ellos resisten más la sequía tienen raíces más fuertes y tienen dos o tres mazorcas en lugar de una, tienen un cerco comercial, no producen semillas mejoradas para regalarlas ¿quieres estas semillas? cada año las tienes que comprar, pero cada año son más caras, pero no vienen solas, vienen acompañadas con herbicidas y con insumos químicos muy dañinos para el medio ambiente.

Ahora sabemos, porque la pandemia nos dio un gran escarmiento, que México a través de estos 36 años de colonización alimentaria, sobre todo por el maíz, somos un país desnutrido, con obesidad y con enfermedades crónicas degenerativas que antes no teníamos, la pandemia del azúcar, de los carbohidratos, de las sales y del maíz transgénico que no alimenta enferma, nos enseñó que debemos regresar y entender que la Tierra es un ser vivo, que está enferma también, que tenemos que recuperar nuestros suelos, porque tenemos que sanear nuestras aguas para poder producir alimentos sanos y que estos alimentos sanos deben llegar al mercado y que este mercado debe ser controlado por el Estado y que Cofepris y las instituciones tienen que definir con claridad qué normas técnicas se aplican para que se venga a hacer negocios en la producción de alimentos a México, sí, pero con el control del Estado que garantice alimentos de buena calidad, sanos para todos nosotros como un derecho humano y sobre todo producidos por los mexicanos.

Porque hoy, aunque nuestro gobierno ha hecho un gran esfuerzo por estabilizar la economía la inflación, sobre todo alimentaria, ha sido difícil controlarla porque no producimos los insumos, no producimos las semillas, no producimos lo que comemos estamos a expensas de la exportación y eso es muy grave para un país.

CVV: Y en materia de fertilizantes me acuerdo de FertiMex ¿Cómo estamos en materia de fertilizantes? ¿Cómo los estamos produciendo?

SALRR: Pues imagínense, destruyeron nuestra empresa nacional que era Fertilizantes Mexicanos y nos llevaron a la importación, de hecho México abandonó la Petroquímica Básica y entre esto se llevó el fertilizante, quebraron la empresa luego la vendieron; hoy sabemos que está en medio de un escándalo ahí con Germán Larrea que fue el que compró esta empresa a costos, dicen de remate, y ahora nuestro Gobierno regresa y dice lo primero que debemos recuperar para poder ayudar a seis de cada diez mexicanos que encontró este gobierno en pobreza, seis de cada diez, hoy podemos decir de acuerdo al CONEVAL que hemos sacado de la pobreza extrema a 5 millones, en términos generales se habla de 9 millones que salieron de la pobreza; pero seguimos siendo 40 millones en la pobreza.

Muchos estamos en el campo y los campesinos no pueden producir alimentos con fertilizantes caros, con fertilizantes que además cuando estalla una guerra con los principales proveedores de los fertilizantes encarecen tanto el precio de los mismos, se convirtió en un privilegio tener fertilizante en el campo 

Entonces ¿Cómo estamos? Estamos recuperando nuestra soberanía energética, el presidente decidió vamos a impulsar la recuperación económica y la recuperación económica va de la mano de la recuperación de soberanía energética y con la soberanía energética la producción de nuestro diésel, gasolina, gas, la luz también vienen los fertilizantes; entonces, estamos recuperando apenas en este Gobierno nuestra capacidad de producción de fertilizantes químicos, pero además estamos volteando hacia un nuevo modelo de agricultura donde el gobierno está apostando a través de Sembrando vida, que son como las pruebas pilotos a transitar a un nuevo modelo de agricultura, donde ya no sean fertilizantes químicos, si no sean insumos biológicos y esto lo estamos estudiando a través de Conahcyt y de otras instituciones a las que el presidente, a propósito del decreto famoso, a través del cual prohibió o mejor dicho estableció un periodo para ir sacando paulatinamente el glifosato de nuestra agricultura, vayan entrando insumos no que sustituyan al glifosato, sino que sean una alternativa para una agricultura sana, para recuperar su suelo, agua y alimentación adecuada y saludable para los mexicanos.

Entonces, estamos apenas en el desarrollo de esa ciencia, pero ya hay una visión de que una agricultura distinta es necesaria.

CVV: Usted habló de la industria petroquímica, yo soy producto de un régimen de economía mixta, ¿qué no se ha pensado en implementar una economía mixta? en el caso de las petroquímicas.

SALRR: Sí, yo creo que la visión del Gobierno es esa, tiene que ser mixta, porque no podemos ser absolutamente izquierda o derecha tenemos que mezclar las dos realidades que hay en este país, y la realidad es mixto todo, tenemos que entender que un cambio de régimen, que es lo que nosotros estamos viviendo, tiene que ir paso a paso transformando cada sector: educativo, de la industria, de la agricultura y que en ese tránsito debemos apostar por sistemas mixtos todos, mientras no se termina de morir lo viejo y de nacer lo nuevo tenemos que adaptarnos a un sistema mixto, podemos ir impulsando todavía la utilización de nuestros combustibles fósiles a través del petróleo, pero al mismo tiempo ir investigando sobre los nuevos energéticos solares, eólicos o cualquiera otro y empezar de manera mixta a utilizarlos.

En el campo lo mismo, podemos utilizar todavía algunos fertilizantes químicos dosificados, porque no debemos seguir utilizándolos como los hemos utilizado y al mismo tiempo empezar a utilizar bio-insumos, una agricultura mixta, porque no es lo mismo el norte que el sur. 

Entonces esta es una visión que el Gobierno sí está impulsando, no puede radicalmente cortar con una figura o una forma de gobernar, tenemos que ver en qué áreas si es necesaria y así lo está haciendo el Gobierno tener acciones de política pública mixta. 

Artículos Relacionados