Plan Anual de Financiamiento 2020

Autor Congresistas
71 Vistas

Tenemos la convicción de que los ciudadanos comunes y corrientes debemos de familiarizarnos con las lecturas y términos sobre nuestra economía, al respecto de las finanzas publicas, a los temas presupuestales, conocer de esos equilibrios que se plasman en derechos y políticas públicas, esa curiosidad que deben darse para saber el estado que guardan las finanzas pública al igual que los que tienen los ingresos públicos y privados, de alguna manera como lo hacemos con nuestros gastos.

No podemos desatender el hecho de cómo se da la dinámica financiera, de como influye en el presupuesto, en los programas públicos que nos benefician, en el manejo de las finanzas publica, nos debe quedar claro que los presupuestos asignados o recortes que se dan sobre los mismos, impactan en los derechos humanos que hemos conquistado. No debemos olvidar de que no hay derechos humano que valga sin presupuesto, sin financiamiento público

Agradecemos a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público nos permita compartir con nuestros lectores factores para aproximarnos de forma más clara y didáctica a a los componentes de la deuda pública, esos tonos y aristas técnicos y finos del escenario de las finanzas públicas que no debieran ser ajenas ni distantes sino espacios de participación. Nosotros participantes y lectores de Congresistas hoy agradecemos el acercamiento a elementos que con más claridad dan respuesta al la inquietud de conocer la dinámica financiera de la dependencia.

La deuda pública de México está representada por el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público Federal (SHRFSP). A diciembre de 2019, este saldo ascendía a 10.8 billones de pesos.

Sin embargo, el dato por sí sólo no nos permite determinar si este monto es excesivo o sostenible. Para evaluar esto, necesitamos primero conocer la capacidad de pago de un país. Esta capacidad de pago dependerá de su potencial recaudación y, así mismo, del tamaño de su economía.

Es por esto que una manera más adecuada de analizar la deuda pública de una economía es determinar cuánto representa ésta como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB).

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la deuda pública mexicana como porcentaje del PIB se compara favorablemente con la de otras economías, tanto avanzadas como emergentes. El nivel de deuda pública de México es similar al promedio de las economías emergentes y menor al promedio de las economías latinoamericanas.

En el Plan Anual de Financiamiento 2020, se presentan las necesidades de financiamiento del gobierno federal, es decir el monto de recursos que este necesita para cubrir su déficit fiscal, así como las amortizaciones de deuda programadas, para un año determinado. Las necesidades de financiamiento representan la totalidad de recursos por los cuales el gobierno federal recurrirá a los mercados financieros.

Para 2020, las necesidades ascienden a 1,909.1 mil millones de pesos (7.5% del PIB), cifra que resulta de lo siguiente:

  1. Conforme a la Ley de Ingresos, el déficit aprobado para el gobierno federal es de 532.3 mil millones de pesos, cifra equivalente a 2.1% del PIB.
  2. Las amortizaciones de deuda para 2020 ascienden a 1,376.8 mil millones de pesos, equivalentes a 5.4% del PIB, menor en 1.1% del PIB a las amortizaciones de 2019. El cubrir las amortizaciones no implica incurrir en endeudamiento adicional.

Si bien se recurrirá a los mercados financieros para captar recursos, la deuda como porcentaje del PIB no se incrementará, pues la estrategia del gobierno federal en materia de crédito público tiene como objetivo que en 2020 y en años subsecuentes este indicador no supere el 44.9% del PIB, que fue el nivel observado al cierre de 2018.

Con lo anterior, el gobierno de México refrenda su compromiso con el mantenimiento de la estabilidad en las finanzas públicas y con un manejo prudente del endeudamiento a fin de fomentar el crecimiento económico y el bienestar de la población.

Artículos Relacionados