Anima: Vida animal

Autor Congresistas
219 Vistas

Primero sometido por la sequía que viven algunos parque nacionales de África, víctimas del hambre, un viejo león rondaba a las aldeas en busca de ganado. Y abatido por el hambre cayó sobre las lanzar de los guerreros de la aldea. Hoy por este león hacemos memoria no ajenos al dolor de los proteccionistas y conservadores de la vida animal en África. Un ser muere bajo las estrellas demandando un compromiso mayor a favor de la protección de la vida silvestre que no salvaje.

Al día

En cada perro o gato abandonado, enflaquecido, atropellado, herido, mutilado, sediento, enfermo, a medio morir, abandonado en la azotea existe la irresponsabilidad humana alimentando las condiciones de dolor de cualquier animal.

Ante la dinámica de la extinción de las especies, del deterioro ambiental, de la explotación, es conveniente todos los días hacer un alto en el camino para pensar en nuestro ambiente.

Y decirnos que ese dolor y abandono de miles de seres sintientes invitan a la reflexión sobre nuestra responsabilidad. Frente a toda vida humana , animal y vegetal tenemos una dinámica de relaciones anímicas y físicas permanentes.

Tejemos y deshilamos una vida diaria de la que no podemos dejar de reflexionar y tomar la estafeta de vida y todos estamos bajo el sol y las estrella.

Día a día nos encontramos con importantes avances en materia de leyes a favor del reconocimiento de los animales como seres sintientes. Pero además esta visión va de la mano la percepción de que son sujetos a derechos. El bienestar animal es una preocupación, es un signo del desarrollo humano de nuestra época pero no suficiente a favor del bienestar animal.

¿Sabemos que somos la voz de la defensa de los animales domésticos, silvestres, abandonados o cautivos en zoológicos privado o públicos? ¿Estamos conscientes de las condiciones del comercio de animales y de su explotación comercial? ¿Estamos conscientes y convencidos de nuestra responsabilidad.

¿Estamos ante un tema de educación y de cultura? ¿Estamos ante eventos insuficientemente informados y socializados por la autoridad y la sociedad civil? ¿Requiere de una mayor organización social de parte de las autoridades? ¿Sabemos dónde y cómo gestionar sus derechos y evitar los abusos?

Los derechos de los animales se transforman de promesas políticas al emitir nuestro voto, y este voto a favor de tal o cual candidato o candidata es un compromiso social, un ordenamiento que cuenta con financiamiento y acciones públicas a favor de los animales de las cuales debemos estar pendientes organizándonos con todos aquellos que se muestran a favor de los animales y que podemos encontrar en muchos lados, incluyendo las redes digitales.

El caso que podemos aprovechar en favor de nuestros amigos animales es esa sensibilidad del trato que vamos desarrollando hacia los animales nos permite avanzar en su protección y de forma especial con nuestros animales de compañía no has llevado a crear una serie de códigos de conducta que experimentan una mayor formalidad hasta convertirse en leyes y reglamentos para la convivencia.

Revisa aquí los artículos de la edición 345

Artículos Relacionados